Están acusados, no condenados

12/01/2018

Josep M. Orta.

Vivimos una situación atípica en que la política y la justicia van estrechamente unidos. Tras las elecciones catalanas ganaron unas fuerzas y perdieron otras, pero el resultado de las urnas pueden verse modificadas por las decisiones judiciales.

Hay varios cargos electos en prisión o en el exilio. Las graves acusaciones que se les hacen han escandalizado a no pocos juristas y catedráticos de derecho constitucional que no han dudado en denunciarlo públicamente. Sin embargo muchos medios de comunicación o dirigentes políticos no han dudado en condenar a los encausados de antemano e incluso hay quien ha sugerido que se los indultara. Es más las resoluciones judiciales que van tomando curiosamente son adelantadas antes de que se produzcan por determinados medios de comunicación o en conversaciones con algunos dirigentes políticos.

Entretanto unas manifestaciones que no ha mucho todos coincidieron en calificar de pacíficas y ejemplares ahora parece que se han convertido en violentas. Los más de dos millones de votantes en el referéndum del uno de octubre vieron muchas cosas, hay mil y una imágenes que conmocionaron al mundo pero no consta que nadie haya visto ataques violentos contra las fuerzas policiales que intervinieron aquel día y de los que da cuenta el ministro del Interior. Sí que están documentados y filmados en cambio los heridos por las cargas policiales ante una población que sólo oponía una resistencia pacífica.

El relato que las autoridades políticas y judiciales hacen de los acontecimientos que rodean al proceso parece surrealista para los centenares de miles de personas que los protagonizaron. Mientras, van produciéndose nuevas citaciones judiciales y ampliándose el número de los encausados.

Parece que algunos pretenden hacer un proceso a Catalunya y, como sucedía en los juicios del añejo Tribunal de Orden Público, las sentencias son más que previsibles incluso antes de que se celebre la causa.

De momento está prevista la constitución del nuevo Parlamento pero los jueces con sus decisiones pueden variar el resultado que dieron las urnas con el beneplácito de unos partidos que se llaman democráticos.

¿Te ha parecido interesante?

(+6 puntos, 6 votos)

Cargando…