La revalorización del 42.000% del ripple desde 2016 beneficia al Santander y al BBVA

13/01/2018

Miguel Ángel Valero. La que se conoce como "la criptomoneda de la banca” internacional basa su éxito en el desarrollo de sistemas de pagos y transacciones en tiempo real.

El ripple ha sido la criptomoneda más apreciada en 2017, destronando con claridad tanto al bitcoin como al ethereum. Multiplicó su precio 438 veces desde el 1 de enero, frente a las 20 del bitcoin.

Y ha conseguido situarse también como la segunda moneda virtual por capitalización, según los datos de CoinMarketCap, por detrás del bitcoin pero superando al ethereum.

La distancia del ripple con el bitcoin se ha acortado todavía más en las semanas transcurridas de este año. Cotiza a 2,89 dólares, con una revalorización de más del 90% en este corto período de tiempo, por lo que su capitalización se sitúa en los 112.000 millones de dólares.

Es cierto que el bitcoin vale 15.259 dólares, con un valor de mercado de 256.000 millones de dólares. Pero no es menos cierto que se estima que hay 55 millones de ripples mantenidas en depósito por los ejecutivos de la compañía que gestiona esta criptomoneda. Si se tienen en cuenta estas cifras, la capitalización supera los 260.000 millones de dólares.

Ethereum se encuentra en tercera posición con un valor total de 86.000 millones de dólares.

La criptomoneda de la banca

Pero ¿qué está detrás de la espectacular evolución del ripple? Entre otros factores, que bancos centrales, como el Banco de Inglaterra, y entidades financieras internacionales hicieron pruebas exitosas de su plataforma para realizar transacciones. Y bancos de Japón y de Corea del Sur, dos de los grandes mercados de las criptomonedas en el mundo, también probaron con éxito el sistema para la realización de pagos transfronterizos.

En lo que va de año, el token de la plataforma RippleNet Network, con sede en San Francisco (EEUU), ha triplicado su valor superando 3,5 dólares. El ripple es denominada la ‘criptomoneda de la banca’, ya que su principal objetivo es ofrecer soluciones globales aplicadas al sector financiero y permite a los usuarios realizar movimientos de capital o compra-venta de activos financieros de la misma forma que se intercambia la información en la Red, dando lugar a lo que se conoce como Internet de Valor.

El origen se encuentra en un proyecto de código abierto que sigue las bases recogidas por Ryan Fugger en 2004. Dibuja un esquema descentralizado que se apoya en PSP (Peer-to-Peer, de igual a igual), lo que significa que el sistema se apoya en la confianza que unos tienen en otros.

Las soluciones RippleNet reducen los costes totales de una operación al permitir a los bancos realizar transacciones directas, inmediatas y con certeza de liquidación. El proyecto cuenta con el apoyo de muchos de los grandes bancos mundiales. Lo dirige como CEO Brad Garlinghouse, exconsejero delegado del servicio de colaboración de archivos Hightail, y antiguo directivo de AOL y Yahoo.

Dennis de Jong, director general de UFX.com, interpreta que “los picos y valles del bitcoin son bien conocidos, pero el imparable incremento del ripple y los máximos históricos que ha registrado no eclipsan el hecho de que su subida acaba de comenzar”.

“La asociación del ripple con entidades como American Express o Santander, en combinación con sus rápidas liquidaciones, parece que ha alentado a los operadores a confiar en esta moneda, respaldada por su utilidad general de uso real. No obstante, con la tecnología embriónica y una plataforma abierta susceptible a ataques, los riesgos son inherentes”, añade.

Hay otro factor. Morgan Stanley estima que más de 2.000 millones de euros de los fondos de inversión están colocados en los más de 1.300 tokens que existen en la actualidad. Según la consultora Autonomous Next, en octubre de 2017 había 124 fondos de inversión en criptodivisas, más del doble que en agosto. El banco de inversión norteamericano pronostica que este año, poco a poco y con gran cautela, se producirá el asalto definitivo de los grandes inversores institucionales a este mercado.

La inversión más rentable de Santander InnoVentures

En octubre de 2015, Santander InnoVentures, el fondo que invierte en fintech del grupo bancario español, invirtió 4 millones de dólares en la compañía que gestiona el Ripple. Además de crear la ahora segunda moneda virtual más importante del mundo, esta firma norteamericana desarrolla sistemas de pagos y transacciones en tiempo real, y tiene entre sus clientes a otros bancos internacionales, como el italiano UniCredit, el suizo UBS, el japonés MUFG, y los españoles Santander y BBVA.

Santander InnoVentures adquirió unos 380 millones de ripples, que ahora tienen un valor de unos 954 millones de dólares. Esto significa que el fondo del Santander acumula una revalorización del 23,739% en menos de tres años. Se estima que el banco español tiene el 0,87% de cuota de mercado del ripple.

Las transferencias del BBVA

El BBVA triunfó con sus transferencias internacionales con la tecnología blockchain que subyace en el ripple, enviando dinero en tiempo real entre España y México, cuando con los métodos tradicionales hubiera tardado hasta cuatro días.

La espectacular ganancia de tiempo no es la única ventaja que ha generado Ripple a las transferencias corporativas del BBVA. Hasta ahora, los empresarios con negocios internacionales, a la hora de realizar un pago, sufrían la incertidumbre de cuánto sería el coste exacto vía comisión o impuestos y cuándo llegaría el dinero a su destino. Además, no tenían tenían modo alguno de rastrear la trayectoria del dinero, ya que en la operación participaban múltiples agentes.

Con la tecnología blockchain que está detrás de la criptomoneda, el remitente podrá saber exactamente cada gasto ocasionado en la transferencia, y todas las partes involucradas en el pago podrán consultar cada uno de sus pasos, aunque éste llegará a destino en tan sólo unos segundos y de inmediato se enviará la notificación correspondiente.

El BBVA está muy interesado en aplicar esta tecnología a las remesas de dinero de los inmigrantes latinoamericanos desde EEUU a sus países de origen, especialmente a México. Y es que las remesas de mexicanos residentes en EEUU superaron en 2017 los 28.600 millones de dólares, y según previsiones de BBVA Bancomer crecerán entre el 4% y el 5% este año.

El banco está realizando pruebas también sobre préstamos sindicados con el consorcio blockchain R3CEV, del que el BBVA es miembro fundador. La entidad es también fundadora de la Enterprise Ethereum Alliancera, en febrero de 2017, y en noviembre se incorporó al Hyperledger Project.

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando…