Las prisas de Ciudadanos

12/02/2018

Josep M. Orta.

Ciudadanos vive un momento dulce. Su larga campaña contra todo lo que suena catalán -con algunas verdades y muchas mentiras- le ha dado sus frutos y el fuerte altavoz mediático que ha tenido le ha permitido tener unos excelentes resultados en Catalunya y catapultarlo hacia más altos objetivos. Así lo señalan las encuestas hasta el punto que hacen temblar al poderoso Partido Popular.

Sin apenas poder territorial en estos momentos se podría decir que es un partido virgen con una ideología que a muchos nos suena joseantoniana. No es de extrañar que el PP -con el que compite por el espacio cada vez más escorado a la derecha- insiste una y otra vez en que Inés Arrimadas baje al ruedo y se atreva a postularse como candidata a la presidencia de la Generalitat.

Es evidente que los números no salen pero es una oportunidad para hacer lo que Ciudadanos se resiste a enseñar, que no es otra cosa que su programa de gobierno. Los populares son conscientes que si el partido de Albert Rivera ha de afrontar una sesión de investidura tendrá que definir sus objetivos y en la medida que los concreten posiblemente pierda una parte de su electorado.

En las elecciones catalanas recibieron votos en unas zonas en que el electorado se había distinguido por optar por formaciones de izquierdas. Curiosamente en muchas de estas poblaciones los votantes -según de qué comicios se traten-alternan el voto ente Ciudadanos y Podemos. Son unos votos prestados que parece difícil que los puedan mantener.

A Ciudadanos le iría bien una pronta convocatoria de elecciones generales donde se podría presentar como partido de orden, garante de la unidad de España y brindándose a realizar los recortes a las libertades para asegurarlo sin explicitar demasiado en otros temas sociales. Si esta convocatoria se aplaza podría ser que el arroz se le pasase.

¿Te ha parecido interesante?

(+5 puntos, 5 votos)

Cargando…