El Anteproyecto de Ley de Secretos Empresariales se remitirá a las Cortes en mayo

13/03/2018

diarioabierto.es. Protegerá mejor la confidencialidad, afectando a la innovación y la competitividad.

‘Three wise monkeys’, por Anderson Mancini, modificada (CC BY 2.0).

“El escenario global actual, el dinamismo del mercado y el uso de las nuevas tecnologías hacen que las empresas innovadoras estén cada vez más expuestas a prácticas desleales que persiguen la apropiación indebida de secretos empresariales, comprometiendo su capacidad para aprovechar la innovación de la que son precursoras”, ha declarado José Amérigo, secretario general técnico del Ministerio de Justicia, durante una jornada sobre El secreto empresarial organizada por la CEOE y el Consejo General de Economistas (CGE). Con el objetivo de mejorar la protección de la información confidencial de las empresas y lograr con ello mayor competitividad e innovación, Justicia está impulsando el Anteproyecto de Ley de Secretos Empresariales, que tiene por objeto la protección de los secretos empresariales en cualquier ámbito de la empresa, incluido el tecnológico, industrial, comercial, organizativo o financiero.

Parece necesario proteger a las empresas de las prácticas desleales que persiguen la apropiación indebida de secretos empresariales, a través del robo, la copia no autorizada, el espionaje económico o el incumplimiento de los requisitos de confidencialidad. Y es ese, precisamente, el reto del Anteproyecto de Ley de Secretos Empresariales, actualmente en tramitación –el plazo de audiencia pública venció el pasado 7 de marzo-. Y es que, en determinados sectores como el químico —que depende en gran medida de la innovación de los procesos sustentada en tales secretos— se estima que la apropiación indebida de un secreto empresarial podría reducir en muchos casos hasta un 30% del volumen de negocio.

De izda. a dcha.: José María Campos, Alberto Bercovitz, José Amérigo y Pascual Fernández, durante la jornada ‘El secreto empresarial’.

Este anteproyecto supone la transposición al ordenamiento jurídico español de la Directiva UE 2016/943 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 8 de junio de 2016, relativa a la protección de los conocimientos técnicos y la información empresarial no divulgados (secretos comerciales) contra su obtención, utilización y revelación ilícitas, cuyo fin es armonizar la legislación de los Estados miembros con el objetivo de establecer un nivel suficiente y comparable de reparación en todo el mercado interior en caso de apropiación indebida de secretos empresariales.

Durante esta jornada también han intervenido José María Campos, director de Régimen Interno y Legal de la CEOE, y Pascual Fernández, vicepresidente del Consejo General de Economistas de España. Ambos han recordado que hoy día las empresas están innovando constantemente y desarrollan una serie de nuevos conocimientos que hacen que nuestra sociedad avance y se satisfagan las necesidades de los consumidores. Sin embargo, tal y como han señalado, la salvaguarda de estos conocimientos, los secretos empresariales, tenían una muy diversa protección en el ámbito de la UE. Una buena razón para que la UE dictara esta Directiva sobre protección de secretos empresariales que España procede ahora a incorporar a su ordenamiento jurídico.

Normativa vigente en España
Hasta la fecha los secretos empresariales han contado con cierta regulación como complemento o alternativa. Antes de la incorporación al Derecho interno de las normas de la Directiva, ya existían disposiciones legales en el ordenamiento jurídico español para la protección de los secretos empresariales. Esa regulación estaba contenida en el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (acuerdo sobre los ADPIC o, en inglés, TRIPS) y también en la Ley de Competencia Desleal. Ahora, la citada Directiva (UE) 2016/943 mejora la protección y homogeneiza la legislación a escala europea. Y de este nuevo anteproyecto sobre el secreto empresarial, que fue aprobado por el Consejo de Ministros el 9 de febrero de 2018, el propio Amérigo destacaba que “cabe esperar efectos positivos en el funcionamiento del mercado interior y la competencia, todo ello sin perjudicar la contratación y la movilidad de mano de obra altamente cualificada y promoviendo a su vez el derecho de propiedad y la libertad de empresa”. “Con el tiempo se prevén efectos positivos en la competitividad y el crecimiento de la economía”, concluía Amérigo, quien ha anunciado que la iniciativa se está tramitando de modo urgente y que se espera que para el mes de mayo se apruebe el proyecto de ley para su remisión a las Cortes Generales y su posterior aprobación parlamentaria.

Finalmente, Alberto Bercovitz, presidente de la Sección de Derecho Mercantil de la Comisión General de Codificación del Ministerio de Justicia, ha destacado que “la incorporación de la Directiva (UE) 2016/943 vendrá a completar y modificar la situación legal de la materia del secreto empresarial”. Y ha añadido que “interesa, por tanto, establecer, por una parte, la relación de la nueva normativa con la legislación en vigor, razón por la cual interesa establecer el vínculo que existe entre unas y otras disposiciones, y naturalmente exponer especialmente cuáles son las novedades que aporta la trasposición de la Directiva”.


Más información

⇒ Descargar el power point Presentación de José Amérigo, secretario general técnico del Ministerio de Justicia sobre secretos empresariales
⇒ Seguir  en Twitter al Consejo General de Economistas(@EconomistasOrg) y a la CEOE: @CEOE_ES

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…