Las energéticas europeas perfilan sus estrategias para contraatacar a CTG en su intento de controlar EDP

16/05/2018

Tania Juanes. La empresa portuguesa despertó el interés de Engie, Gas Natural y Enel, pero CTG cuenta con la ventaja de estar en su capital y de que los fondos sólo quieren una mejora de la opa.

El movimiento de China Three Gorges (CTG), que tiene como objetivo quedarse con el control de EDP (ya tiene el 23,27% de la empresa), ha movilizado a los máximos responsables de energéticas europeas ante lo que será, si la operación tiene éxito, un sustantivo avance de la empresa china en Europa. No por conocido el deseo de hacerse con la empresa portuguesa, el lanzamiento de la opa ha despertado menos interés.

EDP, uno de los líderes europeos en energías renovables, es una empresa que había sido objeto de tanteo por otros competidores del sector desde hace años. Pero los últimos en mostrar un interés explícito por adquirirla o llevar a cabo una fusión han sido la francesa Engie (la antigua GDF-Suez) y Gas Natural Fenosa. En el caso de la  empresa española fue una estrategia dirigida por su anterior presidente, Isidro Fainé, quien contactó con el Gobierno de Lisboa, la dirección de las empresa y el accionista asiático; si bien. su salida dejó en el aire una operación que presentaba evidentes obstáculos.

Ahora el panorama ha cambiado, y pese a los problemas que tendrá sortear CTG, la reunión del consejo de administración de EDP de este martes 15 de mayo ha evitado calificar de hostil la oferta, aunque ha subrayado que el precio ofrecido no revela el valor de la compañía. Con los 3,44 euros por acción, EDP queda valorada en 11.920 millones de euros, una cifra que es totalmente sostenible para CTG, pero también para posibles competidores.Tampoco el Gobierno portugués se ha mostrado en contra.

No obstante, los analistas avanzan que todas las posibles reacciones no se limitarán a competir con los chinos por EDP, también se trata de esperar para conocer que activos tendrá que vender CTG si avanza la compra. Y todo apunta a que el interés se focaliza en los mercados que las europeas consideran más atractivos: Brasil y Estados Unidos, y especialmente centrado en activos renovables.

En realidad eran esas filiales y esas posiciones las que hacían más complementarias Gas Natural y EDP,  y con el objetivo global de alcanzar una dimensión que las hiciese más fuertes ante los movimientos de consolidación que se registran en el sector en Europa.

Enel, por su parte, que quiere confirmarse como el líder eléctrico europeo, lo que lleva a confrontaciones con Iberdrola, estaría interesado en activos de EDP; no sería fácil por toda la empresa ya que su 70% de Endesa es un evidente obstáculo. Pero la suma de sus filiales en América Latina y las de EDP le darían una posición de liderazgo.

EDP, después de la compra de Cantábrico y con marca propia con una fuerte política comercial, cuenta en España con el 5% de la generación eléctrica instalada y más de un millón de clientes en electricidad y 880.000 en gas.

 

 

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…