María Cortés Puch (ONU) anima al sector privado español a implicarse en la sostenibilidad

30/05/2018

Adoración Delgado. La solución a los problemas de sostenibilidad va mucho más allá de la RSC.

María Cortés Puch, durante su intervención

María Cortés Puch, durante su intervención

En España no existe una implicación suficiente del sector privado respecto a la necesidad de construir un mundo más sostenible como sí la hay en otros países europeos, sobre todo nórdicos. Esta falta de implicación pasa factura al conjunto de la sociedad, advierte María Cortés Puch, directora de redes nacionales y regionales de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (SDSN) de Naciones Unidas. Cortés Puch subraya el “alto precio de la inacción” en materia de sostenibilidad y anima al sector privado a implicarse más en la consecución de los Objetivos Mundiales del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que les permita liderar la innovación en este campo.

“Es cierto que en otros países europeos hay más incentivos desde lo público y más conciencia social, pero también existe una cultura de la competitividad y la innovación que plantea una avenida que el sector privado quiere recorrer para ser los primeros”, ha explicado Cortés Puch en los “Desayunos ODS” organizados por la Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS) y Mediapost.

La carrera por innovar y encontrar soluciones a los problemas de sostenibilidad tiene efectos positivos relevantes que van mucho más allá de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), que permite a las empresas rentabilizar económicamente sus soluciones. María Cortés Puch ha citado como ejemplo los nuevos autobuses ecológicos que Volvo está fabricando y que “acabará vendiendo en China” o en países con problemas preocupantes de contaminación y movilidad.

Los 17 Objetivos Mundiales para el Desarrollo Sostenible (ODS) son “también una agenda de competitividad y progreso económico”, ha explicado. Para contribuir al desarrollo sostenible del planeta es necesaria una visión a medio y largo plazo por parte de todos los agentes implicados, desde los gobiernos hasta la sociedad civil, a la que también anima a participar en este cambio.

Cortés Puch reconoce que se trata de una agenda “muy compleja”, refrendada por 193 países con problemas concretos y diferentes unos de otros. Por ello, Naciones Unidas evalúa anualmente a cada país y elabora un índice “muy riguroso y objetivo” para medir el grado de implementación de cada objetivo.

Hasta el momento, Suecia es el país que encabeza el ránking, ya que ha conseguido implementar en su totalidad 7 de los 17 Objetivos Mundiales. España ocupa el puesto 23, que es, en su opinión, una “buena posición” en términos generales, pero “no tan buena” si se compara con el resto de los países europeos. Por ello, anima a seguir avanzando en “las oportunidades que brindan cada uno de estos objetivos”, sobre todo en los que han recibido peores evaluaciones: trabajo decente y crecimiento económico, industria, innovación e infraestructura, producción y consumo responsable, acción por el clima, vida submarina y vida de ecosistemas terrestres.

Sobre el objetivo 11, ‘Ciudades y Comunidades Sostenibles’, Cortés Puch lo señala como un “objetivo sistémico que debe centrar nuestra atención” porque se estima que en 2030 unos 5.000 millones de personas vivirán en entornos urbanos. “Nosotros decimos que las ciudades son activos de dudoso valor a largo plazo porque son los lugares donde las desigualdades son más patentes y donde la vulnerabilidad ambiental es mayor”, ha apuntado, al tiempo que ha apostado por “atraer talento” a las zonas rurales para evitar su despoblación y fomentar otras formas de vida sostenibles que a la vez resulten atractivas.

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.