Lanzan el primer testamento inteligente para recuperar contenidos digitales cuando alguien fallece

04/06/2018

Marta Villalba. La herramienta se basa en blockchain e involucra a un notario y a un prestador de servicios de confianza para certificar la veracidad del activo digital con validez legal.

Los perfiles de las redes sociales, las fotos guardadas en la nube, las cuentas de dinero electrónico con bitcoins o Paypal, música, ebooks, películas, fotos, documentos en la nube… Cada vez generamos (y pagamos) más contenidos digitales, pero ¿qué sucede con ellos cuando el propietario fallece? Pues lo que normalmente ocurre es que si no sabes la contraseña de acceso, no puedes recuperarlos aunque los hayas heredado.

El pasado febrero, se dio el caso de un padre que ha sido incapaz de acceder a la cartera de bitcoins minada por su hijo, que murió a los 26 años en un accidente de avioneta. Al no tener las claves de la cuenta, no ha podido recuperar ese dinero. Sin la contraseña tampoco es posible entrar en el perfil de Facebook, pero con la partida de defunción, la red social da la opción de darlo de baja o convertirlo en una cuenta conmemorativa en memoria del fallecido.

La plataforma Mi Legado Digital acaba de lanzar un testamento digital que soluciona este problema. Grosso modo, esta herramienta se basa en el uso de la tecnología blockchain y en dos agentes externos (un notario y un prestador de servicios de confianza). Cuando alguien contrata este servicio, el primer paso a dar es ir a un notario para que este incluya una cláusula en la que el usuario designe al heredero de los activos digitales. En ella queda reflejado por escrito que las contraseñas y los contenidos están replicados en Mi legado digital.

“El repositorio en la nube en el que se guardan los contenidos del usuario está basado en blockchain, lo que permite que todo quede registrado asegurando la trazabilidad y la inmutabilidad”, explica Ricardo Oliva León, abogado experto en derecho de las nuevas tecnologías que ha asesorado a Mi legado digital en la creación de este testamento inteligente para activos digitales. Así, todo los cambios que el usuario haga en vida (nuevas contraseñas, entrada o salida de dinero…) quedan registrados en el repositorio como un historial de actualizaciones.

Para que no quepa ninguna duda de que se han ejecutado esos cambios y que nadie ha manipulado los activos digitales, interviene un prestador de servicios de confianza cualificado, de tal manera que certifica -a través de un sello de tiempo electrónico- el día y la hora en que se ha producido la modificación con validez legal.

“De momento, la plataforma está en fase beta y cuando el usuario realiza un cambio, por ejemplo, una contraseña, él mismo debe también llevar a cabo esa actualización de forma manual en la nube de Mi Legado Digital, aunque la idea es que en breve estas modificaciones se efectúen de forma automática”, aclara Oliva León.

¿Qué pasaría en el caso de que Mi Legado Digital fuera a la quiebra? “El contenido no se perdería porque es prácticamente imposible de borrar y, además, el prestador de servicios de confianza debe custodiarlo durante 10 años tras el fallecimiento del usuario”, puntualiza Oliva León.

¿Te ha parecido interesante?

(+8 puntos, 8 votos)

Cargando…