Envueltos en la tristeza

08/06/2018

Luis Picabia. “Tonight´s The Night” de Neil Young y “Blood On The Tracks” de Bob Dylan, dos inmensos océanos de desolación y ausencias.

Neil Young edita un directo en el que interpreta el grueso de “Tonight´s The Night”

Dedicó el álbum en estudio a dos amigos muertos por sobredosis.

Neil Young ha grabado varios discos cargados de canciones especialmente tristes. “On The Beach” o “Harvest” están entre ellos. Pero ninguno está envuelto en tanta hermosa tristeza y en tanto inmenso dolor como “Tonight´s The Night”. Un álbum que, grabado en 1973, buscaba expresar todo el sufrimiento que experimentaba el artista tras la muerte por sobredosis de dos de sus amigos y colaboradores más queridos.

El homenaje no se queda en la dedicatoria. De uno de ellos, Danny Whitten, recupera la interpretación de un tema de ambos, “Come On Baby Let´s Go Downtown”. Al otro, Bruce Berry, le dedica diversas menciones en las dos canciones que dan título al álbum.

Se cumplen 45 años de esta obra taumatúrgica y, para recordarla, Young edita un concierto en directo llamado “Roxy Tonight´s The Night Live” en la que canta muchas de esas oraciones dedicadas a sus grandes amigos. Aquí están las escalofriantes “Tired Eyes” y “Speakin´Out” que en estudio interpretaba con susurros y gemidos para evitar los sollozos, y “Mellow My Mind” con la que intenta suavizar su cabeza, por entonces aherrojada por culpa del vacío y el dolor.

Sello: Reprise. Precio: 16. Discografía esencial: “After the Gold Rush”, “Harvest”, “On the Beach”, “Zuma”. Influenciado por: Dylan, Robert Johnson, Hank Williams, Hendrix. Influye: en todo quisque con algo de sensibilidad.

Dylan trató de cauterizar sus heridas con “Blood On The Tracks”

-Nadie ha expresado el dolor y la desolación de una ausencia como el bardo de Minnesota con este álbum que cumple los 43 años.

El disco más desolado y desolador de Bob Dylan es “Blood On The Tracks”. El traumático proceso de separación de su pareja más amada y de la musa de algunas de sus canciones más emocionantes y románticas, Sara, le llevó a tratar de cauterizar sus heridas con un álbum que expresara su dolor más intenso y algunos momentos de acidez, mordacidad e ironía para sujetarse al borde del abismo.

La catarsis que persigue procurarse con “Tangled Up In Blue”, la melancolía con la que trata de defenderse de la ausencia en “Simple Twist of Fate”, la mordacidad con la que se ataca a quien se adora y odia a la vez impera en “You Are a Big Girl Now”. Son todas gemas que Dylan aúlla para defenderse de los lobos de la desesperación.

Hay también burla ácida e inteligente para lamerse la sangre que inunda los surcos del disco y de las pisadas del camino que dirige a la desolación. Es la burla que aparece en “Idiot Wind” pero que, en seguida, vuelve a convertirse en melancolía en otra maravilla titulada “If You See Her, Say Hello”. Puede sonar cínico, pero debemos dar las gracias a Sara por su marcha. Gracias a esa separación, Dylan alcanzó otra cima portentosa, como las conseguidas cuando, en los buenos tiempos, Sara era su gran musa.

 

¿Te ha parecido interesante?

(+16 puntos, 16 votos)

Cargando…