Oposición estéril

11/06/2018

Josep M. Orta.

Ciudadanos vendió como una gran victoria el hecho de que Inés Arrimadas fuera la primera fuerza de Catalunya aunque la aritmética parlamentaria la situara como líder de la oposición.

Han pasado seis meses desde las elecciones catalanas y el balance de su actuación no puede ser más estéril. La actuación de ella y su grupo ha sido decepcionante. Ni una sola propuesta constructiva, era el “no” a todo, incluso ha demostrado reiteradamente una falta de respeto a las instituciones, al himno y al mismo Parlament. Su discurso ha sido monotemático y su único argumento ha sido defender el más rancio nacionalismo español. El filibusterismo parlamentario ha sido una constante e incluso se ha negado a reunirse con el presidente de la Generalitat cuando el diálogo y la negociación es el abc de la política.

Su catalanofóbia ha tenido muy buena prensa en muchos medios de comunicación y sus mentiras, a base de repetirlas, muchos las convierten en verdad. Todo ello les funcionaba mientras el PP estaba en La Moncloa y las encuestas sonreían a su partido.

Cuento todo este preámbulo por que de golpe la situación política española ha cambiado radicalmente y el papel de Ciudadanos también puede ser irrelevante como bronco. Ahora prometen hacer una oposición dura y la imagen que han dado en Catalunya de lo que entienden por oposición dura se puede repetir en el Congreso, donde a cada propuesta de solución han planteado mil y un problemas. Además habrá que ver el sentido de su voto en las medidas sociales que de buen seguro propondrá Pedro Sánchez, empezando por la abolición de la ley mordaza, el incremento de las pensiones, las políticas de igualdad o la politización de la justicia, por no hablar del tema de la inmigración. Tendrán que mojarse y seguramente su posicionamiento no entusiasmará a sus actuales votantes.

Parece muy temerario .como hacen algunos- dar por muerto al PP, más bien la nueva situación puede llevarles a moderar su discurso para ocupar un espacio centrista y desterrar a la extrema derecha a Ciudadanos.

Lo que sí es cierto que la volatilidad del voto en España es muy alta y la irrupción de nuevos actores políticos y el fin del bipartidismo propicia que la sociedad vaya perfilando en el día a día un nuevo tablero político que en estos momentos es una gran incógnita.

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…