Allianz apela al arbitraje con el Santander para recuperar parte de su inversión en el Popular

07/07/2018

Miguel Ángel Valero. De los 1.000 millones de euros reclamados inicialmente al Santander por la ruptura de las alianzas existentes con la entidad intervenida, la aseguradora alemana tendrá que ‘conformarse' con obtener 500 millones.

El acuerdo más longevo de bancaseguros en España, el suscrito en 1988 entre la aseguradora alemana Allianz y el Banco Popular, tenía los días contados desde que el 7 de junio de 2017 la entidad financiera fuera adjudicada al Banco Santander por un euro tras ser intervenida por la Junta Única de Resolución (JUR).>

El Santander, que tiene como socio asegurador en Vida a la holandesa Aegon y que meses antes de la quiebra del Popular buscaba una alianza en Autos y en otros ramos de Seguros Generales, trató de encajar a Allianz en ese esquema. Pero era misión imposible.

Un factor clave en esa ruptura es que el grupo Allianz es uno de los principales afectados por la resolución del Popular. Además del acuerdo de bancaseguros, tenía otro en planes de pensiones y en fondos de inversión y gestión de activos, era uno de los principales accionistas del banco, y a través de Pimco (la gestora norteamericana controlada por la aseguradora alemana) poseía bonos y otros instrumentos de renta fija de la entidad intervenida. Pimco ha puesto varias demandas contra el Santander ante la justicia norteamericana, lo que no ayudó precisamente a mejorar la comunicación entre Allianz y el grupo español.

Desde el primer momento, las negociaciones con el Santander se llevaron desde la central alemana de Allianz, dejando al margen a los gestores de la filial española. Pimco actúa de forma independiente de la aseguradora, también en la pugna con el Santander para tratar de recuperar parte del dinero perdido en el Popular.

El grupo alemán puso encima de la mesa una reclamación de unos 1.000 millones de euros, lo que desbarató la posibilidad de un acuerdo amistoso con el Santander.

Aegon paga la factura de la ruptura

El 3 de julio de este año la aseguradora holandesa Aegon anunciaba la ampliación del acuerdo con el Santander: se queda con Vida Riesgo y los ramos de Hogar y Salud procedentes del Popular.

Esta ampliación del acuerdo de bancaseguros no sale gratis. Aegon pagará 290 millones de euros: 215 millones de euros cuando se produzca la operación y, en función del rendimiento de la alianza, un variable de hasta 75 millones de euros que será abonado tras los cinco primeros años.

«Muchos seguros va a tener que vender Aegon en las sucursales de Santander España para rentabilizar esta inversión. Porque no olvidemos que el grupo holandés ya pagó mucho dinero por el primer acuerdo de bancaseguros con el Santander en España», señala un experto del sector.

Con ese dinero, el Santander ayudará a financiar el coste de romper el acuerdo de bancaseguros entre el Popular y Allianz. Pero la aseguradora alemana tiene prácticamente decidido llevar al Santander a un arbitraje. Por un lado, esto supone retrasar el cobro de la indemnización que se fije como mínimo un año. Por otro, todos los acuerdos de bancaseguros que han terminado en laudo arbitral en España han sido claramente favorables a las aseguradoras: Bankia tuvo que pagar 608 millones de euros a Aviva por romper la alianza que la aseguradora británica tenía en Bancaja, y luego otros 225 millones por el pacto existente en BMN; Aviva cobró 267 millones por la ruptura con NCG Banco (actual Abanca) y 446 millones por Unicaja, entre otras operaciones. Lo que alimenta las expectativas de Allianz de recuperar parte de las pérdidas por la quiebra del Popular.

La clave está en los fondos

La clave, no obstante, no reside en el seguro, sino en los planes de pensiones y, sobre todo, en la gestión de activos. La alianza de bancaseguros suscrita entre el Popular y Allianz en 1988 desembocó en la entrada de la aseguradora como uno de los mayores accionistas del banco en 1996, y tras varias revisiones se amplió a los planes de pensiones y, después, a los fondos de inversión y la gestión de activos en 2011. Todo se concentró en unas sociedades, en las que Allianz tenía el 60%, y el Popular, el 40% restante. El acuerdo firmado en 2011 tiene 15 años de vigencia, por lo que finaliza dentro de ocho años, en 2026.

Tanto la sociedad gestora de fondos de pensiones como la de fondos de inversión procedentes del Popular, y participadas mayoritariamente por Allianz, tenían muy mal encaje en el grupo Santander. Precisamente, el banco español había recuperado meses antes la totalidad de las acciones en Santander Asset Management, tras haber vendido el 50% en 2013 a Warburg Pincus y a General Atlantic, y no salir adelante una fusión con la gestora del UniCredit italiano, Pioneer.

Con el rentable negocio de la gestión de activos totalmente en manos del Santander, no tiene mucho sentido que ahora dejara entrar a un socio externo como Allianz aunque fuera por la puerta de atrás (la adjudicación del Popular).

Lo mismo sucede con los planes de pensiones, que siempre han estado totalmente en manos del Santander, como sucede en algunos acuerdos de bancaseguros (Caja Madrid y luego Bankia dejaron esta actividad fuera de la alianza con Mapfre, por ejemplo)

En resumen, el Santander, además de pagar por la ruptura del acuerdo de bancaseguros heredado del Popular, debe comprar a la aseguradora alemana el 60% que tiene en Allianz Popular Asset Management, Allianz Popular Pensiones y Popular Gestión Privada.

El coste de la ruptura del acuerdo de bancaseguros entre Allianz y el Popular puede ser el más elevado de la historia, con los 608 millones del laudo arbitral entre Bankia y Aviva como referencia.

También hay que determinar el precio del 60% de un negocio que en el primer trimestre gestionaba 15.317 millones de euros: 9.075,1 millones en fondos de inversión a través de Allianz Popular AM; 4.595 millones en fondos de pensiones, y 1.646 millones en seguros de Ahorro.

Mientras tanto, la venta de seguros de Vida de Allianz en sucursales del Popular baja el 11% respecto a la situación previa a la intervención, y con porcentajes menos espectaculares de descenso sucede lo mismo con los fondos de inversión.

Una situación que no beneficia ni a Allianz ni al Santander, que antes del verano de 2019 habrá culminado la integración efectiva del Popular.

Entre la indemnización por el acuerdo de bancaseguros (financiada en parte por los 215 millones que ha puesto Aegon) y la compra del 60% de las alianzas en fondos de pensiones y gestión de activos, los expertos calculan que el Santander debería pagar al grupo asegurador alemán más de 500 millones de euros. Una cifra que sigue pareciendo elevada en el banco español pero que está alejada ya de los 1.000 millones reclamados inicialmente por Allianz.

¿Te ha parecido interesante?

(+4 puntos, 4 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.