El expresidente del Popular exige una reparación para sus accionistas

12/07/2018

diarioabierto.es. Ángel Ron califica la intervención de "atropello flagrante" en su comparecencia ante la Comisión del Congreso que investiga la crisis.

El expresidente del Banco Popular Ángel Ron afirma, en su comparecencia ante la Comisión de investigación de la crisis financiera en el Congreso de los Diputados, que “es penoso que los accionistas hayan perdido todo sin transparencia, sin justiprecio y sin información”. “Espero que la Justicia encuentre una reparación y una explicación a este atropello tan flagrante”, añade.

Para Ron, resulta “imprescindible” saber qué ocurrió realmente con el banco y por qué desaparecieron los ahorros de 300.000 familias. “No había visto jamás una situación en la que, de la noche a la mañana a los accionistas de un banco cotizado y sometido a supervisión, y que nunca había incumplido ni una sola vez los requerimientos legales, se les desposeyera de su propiedad”, argumenta.

Los accionistas eran los únicos dueños del banco y la propiedad es un derecho fundamental  que, en el caso de lPopular, ha sido “conculcado”, por lo que debe existir una “reparación”.

“Puede haber un debate sobre si la gestión fue mejorable o no. Pero esto requiere de una investigación profunda en todos los órdenes para llegar hasta el final y encontrar responsables”, insiste.

Ron asegura que “no se puede dudar” de que la entrega de todo el consejo de administración se basó siempre en crear valor a los accionistas.

El expresidente del Popular cree que el Banco Santander hizo un “excelente negocio” con la compra de la entidad por un euro, y que obtuvo un retorno de más del 20 % tras la operación. Pone en duda que la ampliación de capital llevada a cabo por el Santander para hacerse con el Popular “fue realmente a provisiones o a otras cosas”.

En el momento de la intervención, el Popular valía “miles de millones”, algo sobre lo que Ron no alberga “ninguna duda”, respaldando esta afirmación con datos como los 2.000 millones de euros en activos fiscales diferidos o los más de 1.200 millones que se ofrecieron por Wizink.

Sobre los informes de valoración realizados por Deloitte en los que se apoyó la Junta Única de Resolución para liquidar y vender la entidad por un euro, Ron precisa que “valora los inmuebles en escenario de liquidación, de modo que a los accionistas se les expropia”, ya que a costa de ellos se vendieron inmuebles por debajo de su valor. “Hubo claramente una confiscación del patrimonio de los accionistas”, cuyo beneficiario fue el Santander.

“Saracho buscaba una depreciación de la acción”

El presidente del Popular entre 2006 y 2017 afirma también que su sucesor, Emilio Saracho, le dijo que la acción del banco “estaba cara” y que buscaba “arreglar” la situación “con una ampliación de capital a bajo precio, o una transacción a bajo precio” y “que, si no lo hacía rápido, montaría una tómbola”. “Me pareció especialmente desagradable”, remarca.

Ron acusa a Saracho de buscar una depreciación de la acción de la entidad. Afirma que Saracho consideraba que “para hacer esa operación la acción estaba cara” y que “el principio básico como banquero de inversión era infundir pánico y asustar a autoridades, accionistas y al mercado”.

Ron señala que Saracho reconoció “no conocer los fundamentos de la banca comercial” no sólo ante él, sino ante más consejeros y directivos de la entidad, y “que no sabía ni venía a gestionar”.

Compara la gestión de Saracho con la conducción de un avión comercial “como si fuera un caza”. “Llega al aeropuerto pero los tripulantes y los pasajeros se mueren. Porque, obviamente, si se empiezan a hacer ‘loops’ y triples, y descensos en picado, al final lo que ocurre es que se pierde la confianza”, concluye.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…