Los efectos del cambio climático afectan especialmente a los niños

08/08/2018

Adoración Delgado. La Universidad de Columbia subraya el impacto sobre los niños.

Nadie escapa a los efectos del cambio climático, pero si hay un colectivo especialmente vulnerable a sus consecuencias es el de los niños. Así lo explica una investigación de la Universidad de Columbia en la que se destaca que bebés y niños son particularmente vulnerables a la deshidratación y al estrés por calor por su pequeña estatura y que durante las olas de calor se agravan en ellos los efectos de las enfermedades respiratorias, renales, los desequilibrios electrolíticos y la fiebre.

Los investigadores de Columbia también han demostrado que durante las olas de calor empeoran la contaminación del aire y los alérgenos que afectan más a los niños que a los adultos debido a que su sistema inmunológico y el respiratorio aún no están suficientemente desarrollados y a que respiran a un ritmo más rápido que los adultos.

Los autores del estudio también describen que las altas temperaturas también pueden expandir la gama de enfermedades transmitidas por vectores, como el virus Zika, que afecta fundamentalmente a los menores y a sus familias en América Latina y el Caribe. El informe explica que incluso niños asintomáticos al nacer pueden desarrollar trastornos a lo largo de su vida.

La investigación observó los efectos del huracán ‘María’, que afectó a Puerto Rico en 2017, y explica que los médicos se encontraron con un significativo aumento de algunas patologías como la gastroenteritis, el asma y algunas infecciones de la piel. También creció el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por mosquitos como Chinkungunya y Dengue, así como leptospirosis por consumo de agua contaminada.

Todo ello lleva a los investigadores de Columbia a concluir que el cambio climático está aumentando la intensidad de los huracanes del Atlántico Norte y la probabilidad de que aumenten las consecuencias graves para la salud de los niños.

Además, para las familias que viven en entornos rurales las sequías pueden tener un impacto significativo en el desarrollo infantil por la inseguridad alimentaria y los cambios en la dieta, que se unen a los conflictos y la migración forzada en lugares de escasos recursos, lo que aumenta la vulnerabilidad infantil.

Desde la Universidad de Columbia se proponen varias medidas para abordar las necesidades específicas de los niños que se enfrentan a desastres relacionados con el cambio climático. Una de ellas pasa por establecer un consorcio internacional de expertos que desarrollen protocolos de conducta y agendas de investigación que aborden las necesidades específicas de estos niños. Además, proponen desarrollar guías que recojan buenas prácticas para planificar actuaciones relacionadas con el cambio climático y que incorporen estrategias dirigidas a la salud de los niños. También recomiendan que los mecanismos del fondo diseñados para ayudar a las naciones más vulnerables a prepararse y responder a los desastres provocados por el clima deben considerar la posibilidad de financiar el desarrollo de respuestas específicas para cubrir las necesidades no satisfechas de la salud de los niños.

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando…