Casanova intenta paralizar la remodelación del Edificio España de Madrid

21/08/2018

T. J. El empresario argumenta que no se está respetando el acuerdo suscrito. Riu, por su parte, acusa a Casanova de incumplimiento del contrato, por lo que ha iniciado la venta del área comercial con un fondo inversor español.

Baraka, sociedad controlada por el empresario Trinitario Casanova, intenta paralizar la reconstrucción de Edificio España, ubicado en Madrid, al no estar de acuerdo sobre cómo la remodelación se está desarrollando. Con este objetivo ha presentado una demanda ante juzgados de Madrid contra la cadena hotelera Riu, que en junio de 2017  le compró el edifico para construir un hotel de cuatro estrellas, así como instalaciones comerciales.

La compañía señala en un comunicado que la demanda se presenta ante la negativa de Riu a escriturar 15.000 metros cuadrados comerciales del inmueble comprometidos a favor de Baraka Renta, filial del grupo.

Y añade que solicitará la paralización de las obras de reforma del edificio «tras comprobar que no se están realizando conforme al proyecto pactado y a los informes correspondientes». Según el grupo Baraka, Riu no está respetando puntos básicos de la reestructuración que incluye el mantenimiento de las fachadas del edificio, entre otros.

La remodelaciónde uno de los más emblemáticos edificios de Madrid ha estado desde el inicio mezclada con conflictos con la Administración y polémicas empresariales. Fue adquirido por el grupo chino Wanda, que abandonó sus planes básicamante por divergencias con el Ayuntamiento de Madrid respecto a la fachada. Entonces entró en escena el grupo murciano Baraka que lo compró por 272 millones de euros, para vendérselo inmediatamente a la hotelera balear Riu.

En una primera fase Riu acordó con Baraka que iba a ser la encargada de gestionar el hotel de 4 estrellas que se instalaría en el rascacielos, si bien el final optó por tomar el 100%  de la propiedad, con una inversión total de uno 400 millones de euros.

El hotel, que se incorporará a la modalidad Riu Plaza, está llamado a unirse -cuando supera todos los obstáculos- al conjunto de proyectos que se desarrollan en la capital y que ampliarán la oferta hotelera de lujo. Contará con 650 habitaciones. Las habitaciones dobles tendrán una superficie media de 28 metros cuadrados, las familiares de 36 metros cuadrados y las Executive de 45 metros cuadrados. En las plantas 10 y 11 habrá 7 senior suites de 52 metros cuadrados con terraza y vistas a Plaza España, Moncloa y la Sierra Madrileña y otras 7 con vistas a Plaza de España y Gran Vía. En la planta 19 se planea la suite presidencial de 135 metros cuadrados.

El plan inicial consiste además en la apertura de una zona comercial, con accesos desde la Gran Vía y Princesa, si bien la entrada principal -ubicada en Plaza de España- queda destinada al hotel. 

Ante la demanda de Baraka, la cadena mallorquina señala que no es cierto que «tenga ningún contrato de derecho a compra o a escriturar la zona comercial del Edificio España». Y añade que lo que Casanova «fue un contrato de mandato, no
representativo, de venta para la búsqueda de inversores de la zona comercial
que no ha cumplido, pese a reiterados requerimientos por parte de Riu». El
acuerdo daba un periodo para que Baraka buscara inversores para adquirir los 15.000 metros cuadrados de zona comercial (parte de las dos primeras plantas), a cambio de la correspondiente comisión.

Por lo que «ante la resolución del contrato por incumplimiento, Riu ha iniciado de forma
directa un proceso de venta con un fondo inversor español. La hotelera concluye que «se defenderá ante las instancias oportunas y advierte de que se reserva
expresamente poder ejercitar cualquier acción en reclamación de daños y
perjuicios en todo lo que afecte a la pretensión de paralización de la obra «.

 

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.