Conoce Rusia navegando por el Volga

04/09/2018

Carmela Díaz.

Volga

Una de las mejores formas de conocer la esencia de los países es navegando a través de sus grandes ríos. Hoy os presentamos un viaje en el que descubrir Moscú, San Petersburgo y otros tesoros de Rusia a bordo de uno de los mayores cruceros fluviales de Europa.

Lago Ladoga

A través de los ríos Volga, Svir y Neva, sus canales, y de los grandiosos lagos Onega y Ladoga vais a descubrir ciudades medievales que atesoran la riqueza de la cultura rusa ortodoxa; una naturaleza que impresiona y unos espectaculares ocasos que tiñen de intensos colores el horizonte de sus tierras.

Moscú

Las travesías parten de Moscú y acaban en San Petersburgo o viceversa. Los viajeros que se animen a realizar este singular crucero al punto de origen en vuelo directo desde España y se alojan en el barco, aunque durante los primeros días no se moverá del muelle para permitirles disfrutar de la capital rusa. A lo largo de tres días se puede conocer a fondo el centro histórico moscovita con sus grandes avenidas flanqueadas por majestuosos edificios de diferentes estilos arquitectónicos; la plaza Roja, donde se encuentra la catedral de San Basilio, el mausoleo de Lenin, los famosos Almacenes Gum, la Universidad Lomonossov (un rascacielos exponente del llamado gótico estalinista) y muchos otros monumentos. También se dedicará tiempo a recorrer el Kremlin, recinto amurallado origen de la ciudad, a cuyo alrededor fue creciendo. Aquí se encuentra el Consejo de Ministros, el enorme cañón zar (que nunca fue disparado), la monumental campana zarina, así como las catedrales de la Asunción, la Anunciación y San Miguel Arcángel. Otra visita imprescindible es la Galería Nacional Tretiakov, magnífica pinacoteca especializada en obras rusas de artes plásticas, desde antiguos iconos del siglo XI hasta creaciones de los artistas y escultores más modernos.

San Cirilo

El cuarto día de viaje comienza la navegación. Paisajes, pueblos, monumentos, iglesias y naturaleza en estado puro. En los días sucesivos, hay la oportunidad de visitar Uglich, una de las ciudades rusas más antiguas, fundada en el siglo X. También Goritsy y su monasterio de San Cirilo del Lago Blanco, uno de los centros de peregrinación más importantes de la religión ortodoxa en Rusia ubicado en medio de un paisaje de singular belleza, entre bosques de abetos, lagos y prados.

San Petersburgo

En el séptimo día de viaje se llega a Kizhi, isla situada en el extremo del lago Onega, el segundo más grande de Europa. Toda ella constituye un museo al aire libre de arquitectura de madera, con ejemplos de las diferentes regiones rusas. Está declarada Patrimonio de la Humanidad. En el centro se encuentra la catedral de la Transfiguración, con 22 cúpulas construidas en madera y sin haber utilizado ni un solo clavo. Vistas de lejos parecen estar recubiertas de plata, pero en realidad se trata de piezas de corteza de abedul, que son renovadas cada cierto número de años. Parece sacada de un cuento de hadas, y por eso se trata de uno de los monumentos más fotografiados de toda Rusia. También se hace un alto en Mandroga, una aldea artesana con construcciones de madera y donde tienen lugar representaciones folclóricas.

Neva

El final del camino (o el inicio según la opción elegida) es San Petersburgo, la antigua capital rusa durante casi mil años. Es, sin duda, la ciudad más bella de toda Rusia. Fue fundada por Pedro I el Grande en 1073, permaneciendo como capital del Imperio Ruso hasta 1918, año en que Lenin devolvió la capitalidad a Moscú. Durante tres días habrá tiempo de visitar la fortaleza de Pedro y Pablo, pasear por la avenida Nevsky, fotografiar la plaza imperial o la iglesia de San Salvador con sus cúpulas multicolores, navegar por el río Neva y sus múltiples canales con más de 400 puentes. No puedes marchar sin visitar el Hermitage, museo de museos, emplazado, entre otros, en lo que fue palacio de Invierno de los Zares. Solamente la concatenación de palacios que lo conforman merece una visita. Pero es que, además, está considerado como una de las tres primeras pinacotecas del mundo, junto con el Louvre y el Prado en Madrid. Sus casi cinco mil salas dan una idea aproximada de su extensión, y albergan importantísimas colecciones de pintura de todas las escuelas conocidas a través de los siglos, además de esculturas y antigüedades.

Tres grandes compañías ofrecen propuestas para este crucero: Politours, Crucemundo y Croisi Europe. Podéis comprobar los precios e itinerarios en:  www.micrucerofluvial.com

¿Te ha parecido interesante?

(+19 puntos, 19 votos)

Cargando…