Nextdoor, la app para conocer a los vecinos y mejorar el barrio

24/09/2018

Marta Villalba. Tras la fase de pruebas, esta herramienta para comunicarse con otros habitantes del barrio cuenta ya con 250 vecindarios y 20.000 usuarios en España.

Si vives en una ciudad, seguro que no conoces a algunos de tus vecinos, algo que, en general, no sucede en los pueblos donde normalmente todos se conocen. Y eso que en España sí que somos cercanos con ellos si lo comparamos con otros países de Europa y Estados Unidos donde se conocen mucho menos. El 55% de los españoles afirma tener una buena relación con sus vecinos. El 63% conoce a más de 4 vecinos por su nombre propio.

Pero la tecnología -que, paradójicamente, aísla a los individuos a la vez que les conecta con otros incluso a miles de kilómetros-, está cambiando ese vínculo con tus vecinos: con apps como Netxdoor, que ahora se lanza en España después de su éxito en otros países como Estados Unidos, Reino Unido, Francia o Alemania, entre otros.

Tras su presentación en Estados Unidos en octubre de 2011, Nextdoor comenzó su expansión europea en 2016 y ha obtenido inversiones por más de 250 millones de dólares de empresas de capital riesgo estadounidenses, como Benchmark y Greylock Partners, y de inversores europeos, como Axel Springer, entre otros.

El cometido de esta app (gratuita) es que los residentes en un mismo vecindario se comuniquen entre ellos y compartan cosas. Desde subir fotos o comentarios y enviar mensajes privados hasta realizar encuestas o convocatorias. “Es una red social privada para los vecinos”, afirma Joana Caminal, responsable de Nextdoor en España.

Nextdoor lleva dos meses en pruebas en nuestro país y ya cuenta con más de 250 vecindarios y unos 20.000 usuarios. En ese tiempo, hay vecinos que la han utilizado para pedir prestadas cosas, como un taladro o una silla, buscar a sus mascotas, profesor particular o canguro. También han surgido iniciativas para mejorar el barrio, entre ellas, quedar todos para limpiar el parque. E incluso se han fomentado las relaciones sociales, por ejemplo, quedando para tomar un café y conocerse o ayudando a personas mayores. “Una profesora de inglés, que perdía mucho tiempo en desplazamientos porque daba clases en distintas zonas, consiguió varios alumnos del mismo barrio en menos de una hora”, explica Caminal.

El usuario de la app tiene la posibilidad de elegir que sus contenidos sean accesibles exclusivamente para los vecinos del barrio, pero también tiene la opción de que los vean otras personas de zonas cercanas, algo que viene muy bien si se pierde una mascota.

Para utilizar la app es obligatorio registrarse con el nombre real del usuario y verificar la dirección en la que vive. Para ello, una vez descargada y registrado el nombre y la calle, Nextdoor envía una carta a ese domicilio con un código de cuatro dígitos que le dará acceso a esta herramienta. Y si te mudas a otro barrio, editas la dirección en la app y te vuelven a enviar a casa una carta con el correspondiente código de verificación.

¿Qué pasa cuando no soportas a un vecino? Pues que le puedes esconder para que no te aparezca lo que publique, aunque él seguirá viendo todo lo que subas tú. “Hay unas normas de uso y, además, cada barrio cuenta con al menos un moderador para comunicar incidencias o diferencias con otros vecinos. Estos voluntarios median para resolver los problemas”, apunta Caminal. En el caso de que la persona non grata fuera el propio moderador, se podría comunicar a Nextdoor para que hablara con él para llegar a un entendimiento, “todo desde el respeto y la convivencia”, subraya.

Nextdoor está disponible como una app para el móvil pero también puede utilizarse a través de la web con el ordenador.

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.