Las fintech piden un interlocutor único en la supervisión del banco de pruebas

03/10/2018

Miguel Ángel Valero. El Sandbox generará en 2 años más de 4.000 empleos y una inversión directa superior a los 500 millones de euros, contribuirá a la "aceleración de la transformación digital del sector financiero y asegurador", y situará a España como un 'hub' para las fintech e insurtech europeas pero con una gran proyección hacia Latinoamérica.

El Sandbox, o banco de pruebas, para proyectos innovadores en el sector financiero y asegurador que se encuentren en un estado inicial de desarrollo, deberá contar con un único interlocutor en supervisión, aunque las entidades que participen puedan ser inspeccionadas, en función de su actividad,m por el Banco de España, la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, o por  la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Es la petición que hace el presidente de la Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI), Rodrigo García de la Cruz, en la jornada ‘Sandbox. La mayor innovación financiera del siglo’, organizada conjuntamente con la consultora de riesgos y correduría de seguros Marsh.

El presidente de la AEFI, que cuenta con 125 empresas asociadas y con 26 alianzas internacionales, y que presentó el 8 de marzo una propuesta de Sanbox conjuntamente con el bufete Hogan Lovells, reclama que esta iniciativa reciba recursos económicos suficientes para su implementación.

Rodrigo García de la Cruz pide también que exista en cada supervisor un equipo específico dedicado al control del Sanbox. «Los supervisores podrán hacer un seguimiento continuo de las empresas, advirtiendo de los riesgos pero comprobando también sus beneficios, verán cómo interactúan en el mercado, qué valor añadido aportan, qué medios necesitan, y qué medidas hay que introducir en la regulación paar proteger a los consumidores y usuarios», resalta.

El presidente de la AEFi cree que el Sandbox generará en 2 años más de 4.000 empleos y una inversión directa superior a los 500 millones de euros, contribuirá a la «aceleración de la transformación digital del sector financiero y asegurador», y situará a España como un ‘hub’ para las fintech e insurtech europeas pero con una gran proyección hacia Latinoamérica.

Proceso de selección

Jaime Bofill, de Hogan Lovells y asesor legal de la AEFI, explica que el Sanbox, cuya regulación debería sera aprobada por el Parlamento antes de fin de año para que pueda ponerse en marcha «en la primavera de 2019», funcionará de una forma similar a una licitación pública. Las empresas que cumplan una serie de requisitos presentarán las correspondientes solicitudes, y pasarán por un proceso de selección.

«Las firmas que resulten seleccionadas para entrar en el Sandbox deberán firmar un  protocolo», señala Bofill. Cada empresa será controlada por el supervisor que le corresponda (Banco de España, para entidades financieras; DGSFP, para seguros; y CNMV, para mercados) y responde de sus actuaciones en el Sandbox con una garantía financiera, aval o seguro. El Sandbox estará gestionado por un director nombrado por el Tesoro (Ministerio de Economía).

Un Sandbox que conecte Europa con América Latina

El objetivo de la AEFI es que se produzcan entre 40 y 50 entradas de empresas en el Sandbox cada año, en dos oleadas. Rodrigo García de la Cruz, que deja muy claro que el banco de pruebas «no es una aceleradora ni una incubadora de startup», destaca que si se cumple el calendario España pondría en marcha el primer Sandbox de la Unión Europea (hay otro proyecto impulsado por Malta, y el de Francia está en fase de estudio). Reino Unido lo tiene en funcionamiento desde 2015, pero va a sufrir el impacto del Brexit, que trata de compensar con el proyecto de un Sandbox global que, a partir de los países de la Commonwealth, compita en todo el mundo.

El presidente de la AEFI subraya que el Sandbox español permite «la entrada de cualquier empresa con sede en un país de la Unión Europea». Y que «puede ser un piloto para el resto de la UE y para un Sanbox europeo, y también para la creación de un sistema similar en Latinoamérica». Rodrigo García de la Cruz es vicepresidente y cofundador de Fintech Iberoamérica, la mayor iniciativa del planeta, con 14 asociaciones y 21 países implicados, y promueve que los Sanbox de la UE y los de Latinoamérica estén «muy bien interconectados».

Cobertura de riesgos para fintech e insurtech

Ana Meca, directora general de Riesgos Financieros de Marsh, subraya que “las empresas crecen cuando gestionan bien los riesgos”. Desde este planteamiento, la consultora de riesgos y correduría de seguros firmó en julio un acuerdo con la AEFI, y realiza un análisis de los riesgos de las fintech e insurtech. Entre ellos, menciona la ciberseguridad, el fraude, la actividad de sus ejecutivos (tanto profesionalmente como la derivada de ser administradores de sociedades), el riesgo de crédito, y el generado por operaciones de fusiones y adquisiciones.

Marsh ofrece “productos específicos para la cobertura de los riesgos de fintech e insurtech”, y también un equipo de consultoría especializada en estas actividades, y Marsh Risk&Capital, más enfocada en el riesgo financiero de las startup, precisa Ana Meca.

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.