La cerveza, amenazada por el cambio climático

16/10/2018

Adoración Delgado. El calentamiento global afectará al suministro mundial de cerveza y elevará los precios.

Los efectos del cambio climático no solo se dejarán sentir en el medio ambiente sino que también incidirán en muchas otras cosas en las que todavía no habíamos reparado. Aumentará el nivel del mar, los huracanes serán más fuertes, habrá más olas de calor, más sequías y empeorarán los incendios forestales. Pero también tendrá consecuencias en productos que en principio no se asociaban con el cambio climático, como la cerveza.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de California-Irvine (Estados Unidos) y publicado en ‘Nature Plants’ advierte de que las sequías y las olas de calor exacerbadas por el calentamiento global incidirán en la producción de cebada, principal ingrediente de la cerveza, por lo que el suministro mundial de la cerveza se verá significativamente reducido. Todo ello provocará, además, un aumento considerable de los precios de esta bebida.

Aunque puede parecer trivial si se compara con otros efectos del cambio climático, los autores del estudio aseguran que el atractivo intercultural que supone la cerveza y el hecho de no poder beberse una caña al final de un día caluroso puede, sin duda, tener su impacto.

El equipo de investigadores ha estudiado diferentes escenarios basados en la situación actual y con proyecciones futuras de quema de combustibles fósiles y emisiones de dióxido de carbono. En el peor de estos escenarios se considera que las zonas donde se cultiva cebada, incluidas las grandes planicies del norte, las praderas canadienses, Europa, Australia y la estepa asiática, experimentarán sequías y olas de calor recurrentes con más frecuencia, lo que hará disminuir el rendimiento de estos cultivos. “Nuestro estudio -explica Nathan Mueller, uno de los autores de la investigación- mostró que incluso un calentamiento moderado conducirá a un aumento de la sequía y eventos de calor excesivo en las áreas de cultivo de cebada”.

La mayor parte de la cosecha de cebada se destina a alimentar el ganado y sólo un 17% se usa en la elaboración de la cerveza. Estas cifras pueden provocar un conflicto de intereses y obligarán a los productores a decidir si se da prioridad a la alimentación animal o a la cerveza.

En España, el consumo de cerveza se situó en 48,3 litros por persona en 2017, aunque todavía se mantiene lejos de la media europea, que se aproxima a los 70 litros por persona y año, según datos de la patronal Cerveceros de España. La cerveza es la bebida fría más consumida en hostelería y supone hasta un 25% de la facturación de los bares. La patronal cervecera asegura que esta bebida aporta 7.000 millones de euros de valor añadido a la economía nacional, la mitad de ellos por el pago de impuestos.

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.