Bronze Collection de Bang Olufsen, una edición limitada de altavoces que te va a enamorar

08/11/2018

Marta Villalba. En la serie está incluido el último y más innovador altavoz de la compañía, Beosound Edge, que llegará a las tiendas en diciembre.

Decir Bang & Olufsen es sinónimo de diseño y sonido premium. Todos sus productos nacen con esas características como máxima. No prima una sobre la otra, son igual de importantes para ellos. La calidad de audio corre de su cuenta, con toda su extensa experiencia de casi un siglo (fue fundada en 1925). Para darle forma y belleza al equipo recurren a diseñadores freelance.

Esta semana, la firma ha presentado en Madrid la edición (limitada) de sus altavoces más emblemáticos en bronce (Bronze Collection), un color con el que suben de nivel en elegancia. Hasta el punto de que se mimetizan con la decoración de la casa “como si fueran esculturas”, dijo el prestigioso interiorista Lorenzo Castillo, que abrió las puertas de su casa en el corazón de la capital para el lanzamiento de la compañía danesa. Efectivamente, entre preciosos muebles antiguos y bellos objetos decorativos, los altavoces pasaban como piezas de arte.

Los modelos Beoplay M5, Beosound 1, Beosound 2 y Beoplay A9 llevan ya tiempo en el mercado. La novedad de esta serie acabada en bronce es el modelo Beosound Edge, que llegará a las tiendas en diciembre. Se puede decir que este equipo con cinco altavoces (800 vatios) es un tanto raruno: tiene una forma circular, en aluminio pulido, y rueda en el suelo (o colgado perpendicular a la pared con un soporte especial) para subir y bajar el volumen. Es decir, que hay que moverlo físicamente para manejarlo, aunque también es posible con una app en el smartphone. Su creador, el chipriota afincado en Londres Michael Anastassiades, conocido por sus diseños de lámparas, se inspiró en una moneda de una libra de las antiguas vista de canto.

Aparte de esta particularidad, en su interior alberga acelerómetros, giroscopios y un ingenio único en el mercado que está pendiente de patente. La compañía denomina a esta tecnología pórtico activo de graves (Active Bass Port) y consiste en una pequeña puertecita que se abre de forma automática para aumentar el nivel de graves, como si fuera un alerón en un coche que se despliega cuando se necesita más potencia y velocidad. El usuario, a través de la app, puede elegir si quiere sonido omnidireccional o solo por una de las caras de esta moneda gigante (cualquiera de las dos).

Todos los altavoces de la edición Bronze Collection se enchufan a la red eléctrica, excepto el modelo Beosound 1 que incluye una batería con una autonomía de 16 horas. Beosound Edge y Beoplay A 9, los más grandes, no integran Google Assistant. El resto sí. Así que puedes hablarles para pedirles información sobre el tiempo o el tráfico, por ejemplo. Todos se conectan en multiroom, esto es, por wifi con otros altavoces de la firma, y se controlan desde un móvil o una tableta.

Beoplay M5 vale 599 €, Beosound 1 1.500 €, Beosound 2 2.000 €, Beoplay A9 2.299 € y Beosound Edge 3.250 €. Un precio elevado pero tal vez no tanto si duran toda la vida.

¿Te ha parecido interesante?

(+9 puntos, 9 votos)

Cargando…