Con Flexbot, niñas y niños aprenden a construir proyectos tecnológicos con materiales reciclados

10/11/2018

Roya Chang Lee, fundadora y directora. La robótica educativa está en auge e impulsa las STEAM.

Cuando era pequeña mis padres me explicaron que de niños no tenían juguetes, que se los fabricaban con palos, cuerdas y lo que pudieran encontrar por el campo. Aunque mi generación fue mucho más afortunada en ese sentido, me parecía mucho más divertido y creativo imitar a mis padres y crear toda clase de proyectos y manualidades con materiales que encontraba en casa: cartulinas, cajas de cereales, retales de tela de mi madre, etc. Mi sueño era convertirme en inventora y escritora para poder seguir creando. Ahora, a través de Flexbot, puedo enseñar a todos los niños de España lo maravilloso, entretenido y útil que es aprender a construir proyectos tecnológicos con materiales reciclados.

El auge de la robótica educativa es un hecho. De acuerdo con el informe Caixa Bank Research, el 43% de los puestos de trabajo en España están en riesgo elevado de ser automatizados. Por otro lado, la Unión Europea prevé la creación de 900.000 puestos de trabajo tecnológicos antes de 2020. Se estima que el 65% de los alumnos de primaria trabajarán en empleos que no existen actualmente. En este escenario, se pone de manifiesto que la robótica y la electrónica son más que disciplinas necesarias. Además, está demostrado que los beneficios de la robótica educativa son innumerables como algunos que menciono a continuación:
♦ Trabajo en equipo. Muchas prácticas de programación y robótica se realizan en grupos para fomentar el trabajo en equipo, con un objetivo común y consensuando cómo llevarlo a cabo.
♦ Liderazgo. Mientras se trabaja en equipo, también se mejoran el pensamiento crítico y las habilidades de liderazgo.
♦ Creatividad. Al contrario de lo que piensan muchas personas, la programación y la robótica son actividades de mucha creatividad e ingenio. Los alumnos, una vez han adquirido los conocimientos básicos, tienen que imaginar y hacer realidad un proyecto propio.
♦ Resolución de problemas. A lo largo de los cursos se van planteando diferentes problemas que los alumnos tienen que resolver de manera eficiente.
♦ Comunicación eficaz y organización. Para trabajar en equipo hay que saber comunicarse correctamente, por lo que se desarrollan las capacidades de expresión oral y escrita.
♦ Interés por la ciencia y la tecnología. Éste se estimula de manera divertida y apasionante, fomentándose también el aprendizaje autodidacta. Se despierta en la infancia la curiosidad por saber más.
♦ Conocimientos técnicos básicos: el mundo cada vez es más tecnológico, para cualquier profesión. El acceso al mundo laboral actual exige saber hacer un buen uso de las nuevas tecnologías. Aprender programación y robótica permite conocer el trasfondo de esos productos tecnológicos para comprenderlos mejor.

Estos son sólo algunos beneficios que motivan el auge de la robótica educativa y explican por qué está entrando con fuerza en las aulas de todo el mundo. Por otro lado, se debe tener en cuenta la fuerte penetración en el campo de la educación de las disciplinas STEAM (ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas). Según el estudio Programación, robótica y pensamiento computacional en el aula, presentado el pasado enero por el Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado (INEF), en 2012 se empezó a plantear en Europa la introducción de las habilidades relacionadas con el pensamiento computacional, y a día de hoy hay 16 países miembros de la UE que lo tienen en su currículo, incluyendo España, donde la situación es muy variada dependiendo de cada comunidad autónoma. En Andalucía, Baleares, Castilla y León, Castilla La Mancha, Comunidad Valenciana, Galicia, Murcia y La Rioja se imparte el temario TIC, robótica, programación y pensamiento computacional, tanto en la ESO como en Bachillerato, en algunas asignaturas como matemáticas y tecnología o como asignatura específica. En La Comunidad Foral de Navarra se han centrado más en desarrollar la programación y competencias de pensamiento computacional en primaria, mientras que en Cataluña y la Comunidad de Madrid la implementación se da tanto en primaria como en ciclos más avanzados.

Junto a ello, cada vez más se lanzan proyectos y se celebran eventos y jornadas que incentivan las vocaciones técnicas. Algunos ejemplos son la Feria de la Ciencia, Malakabot, CantabRobots, TIC-STEAM, mSchools, EduHack, Scratch Challenges, Desafío Robot – Ciudad de las Artes y de las Ciencias, y el Proyecto Creando Código.

Nuestra aportación al sector es Flexbot, con su línea de libros y kits de materiales para, desde primaria hasta la universidad, aprender nociones básicas de electricidad, electrónica, programación y robótica, a través de pequeños experimentos científicos caseros y proyectos para trabajar de forma individual y colaborativa. Además del enfoque específico, también ofrecemos una visión transversal de la tecnología, de forma que los alumnos descubren lo práctica que es: aprendiendo sobre energías renovables o creando juegos para sus fiestas.

Flexbot, en SIMO Educación
Este año volveremos a SIMO Educación, coincidiendo con nuestro segundo aniversario, para mostrar nuestra metodología didáctica que, en la edición anterior, fue triplemente galardonada al ganar dos categorías de tres de SIMO Impulso a la startup más innovadora de la feria, y por la línea de kits sin cables para primaria, SIMO Innova, galardón que hemos vuelto a recibir este año por nuestros Flexbot ClassPack, una reconversión de nuestros kits para apoyar con tecnología diferentes asignaturas, como música, matemáticas, ciencias, etc. Para aquellos profesores que quieran comenzar la aventura de enseñar robótica educativa en sus aulas, ofrecemos la campaña Try it de préstamo gratuito de materiales sin compromiso.

Además de mostrar nuestros productos y filosofía STEAM en el estand 14.1B01 de esta edición de SIMO, cada día a las 11.30 impartiremos allí el mini taller Inventa tus propios juguetes, entre otras actividades. Quienes nos visiten comprobarán lo fácil que es aprender y crear proyectos tecnológicos.

Roya Chang Lee (en Twitter, @RoyaChang) es directora y fundadora de Flexbot (@FlexbotKits), startup de robótica educativa y electrónica que acaba de cumplir dos años. Ingeniera informática, Roya Chang ha trabajado para Microsoft en el puesto de mach (Microsoft Academic College Hires) technical evangelist, como responsable de los programas para estudiantes y enlace con las universidades y centros educativos. También fue product manager en la compañía BQ, entre otras posiciones laborales.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.