¿Elecciones andaluzas a la vista?

03/12/2018

Josep M. Orta.

Tras el sorprendente resultado de Vox en Andalucía y la estrepitosa derrota tanto del PSOE como del PP la correlación de fuerzas del nuevo parlamento da una clara mayoría a unas fuerzas que han competido para ver quien era más de derechas. Son cosas de campaña y de precampaña.

Muchos dan por hecho que se constituirá un gobierno de derechas en aquella comunidad. Yo no lo veo tan claro y no por que tanto el PP como Ciudadanos hayan defendido hasta ahora que debe gobernar la lista más votada (que como la justicia sólo la consideran independiente cuando te da la razón y en caso contrario le dicen de todo) si no por qué veo muchos problemas en que las tres formaciones se pongan de acuerdo, especialmente cuando se esperan tres envites electorales en los próximos meses.

Tanto Ciudadanos como el PP aseguran que pretenden ocupar un espacio de centro unos y de centro derecha los otros. Si no cambian de ideología no los veo de la mano de la ultraderechista y dudosamente constitucionalista Vox, aunque ambos partidos le han hecho guiños en la campaña. Tampoco veo que la formación de Abascal -gozando de su minuto de gloria- regale el voto de sus doce diputados con la única finalidad de desplazar a los socialistas de la Junta, más bien considero que pondrá sobre la mesa de negociación unas condiciones draconianas difícilmente asumibles por las formaciones de Rivera y Casado.

Por otra parte tanto Ciudadanos como los populares ya han presentado su candidatura para presidir la Junta de Andalucía. Los de la calle Génova temían que los naranja lograran ser la segunda fuerza en los comicios del domingo. Han salvado los muebles y el descalabro de los socialistas enmascara la pérdida de siete diputados. Si aspiran a ser la segunda fuerza política en el Congreso es más que problemático que cedan el gobierno andaluz a un partido emergente que es su principal rival electoral.

Es posible que al final logren articular una fórmula que les permita formar gobierno, pero esto les puede suponer un duro lastre para el futuro. Por ello yo no descartaría que si al cabo de sesenta días de haberse constituido el Parlamento no logren formar gobierno, se tengan que repetir las elecciones.

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 3 votos)

Cargando…