Las barbas del vecino

04/12/2018

José María Triper.

De todos los análisis que se han hecho sobre el resultado de las recientes elecciones andaluzas, el más lúcido y acertado lo hizo el líder de Ciudadanos la misma noche electoral. Pactar con Rufián, con ERC, con Torras y con Bildu tiene un precio y dejar la política económica en manos de Pablo Iglesias y Podemos también tiene un precio, dijo Albert Rivera. En otras palabras, que los electores andaluces han dado una patada a Pedro Sánchez en el culo de Susana Díaz, y el PSOE está empezando a pagar las concesiones del sanchismo con los extremistas y los independentistas, además de su falta de proyecto, de programa y sus contradicciones.

Un precio muy alto pero que, de sostenella y no enmedalla, puede ser sólo el primer plazo con vencimiento del segundo en las municipales y autonómicas de mayo, de cara a la que los barones socialistas como García-Page en Castilla-La Mancha, Lambán en Aragón, Ximo Puig en Valencia o Fernández Vara en Extremadura, deberían empezar a poner sus mentones a remojar por aquello del pelar las barbas del vecino.

Los analistas y las propias cúpulas de los partidos políticos enfrentaban estos comicios andaluces como el primer test de cara a las citas electorales del año que está a punto de empezar en el que aparte de las locales ya citadas tenemos también europeas y, posiblemente, generales, y los barones socialistas deberían empezar a considerar si las políticas y acuerdos del hombre que ha llevado al PSOE a los peores resultados de su historia a nivel nacional y que ahora ha repetido catástrofe en Andalucía es el mejor cartel para afrontar unos sufragios en las que las próximas cabezas a cortar pueden ser las suyas.

Recuerdo como tras su primera victoria en las Primarias, algunos de los que fueron sus compañeros en el Ayuntamiento de Madrid y en el Congreso empezaron a definir al ahora Presidente del Gobierno como “el enterrador”. Porque “si le dejamos va a enterrar al PSOE y va a enterrar a España”, decían.

Pero junto al PSOE y Sánchez, – y también el Partido Popular que sólo consiguió salvar los muebles del sorpasso pero no evitar las profundas grietas en el edificio- el otro gran perdedor de Andalucía ha sido José Luis Tezanos, el MasterChef del CIS, que pronosticó una victoria del PSOE lo suficientemente amplia como para mantener sin problemas el Gobierno y que, para mayor INRI, daba a VOX un solo escaño, en el mejor de los casos, frente a los doce que finalmente le adjudicaron los resultados de las urnas. Ahora podemos entender, si aún no nos habíamos dado cuenta, el porqué Pedro Sánchez se resiste a convocar elecciones generales a pesar de los extraordinarios resultados que le auguran los sondeos previamente cocinados, a su gusto, por Tezanos.

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 3 votos)

Cargando…