Con la tecnología de Welever, se inicia un movimiento para cambiar el modelo de civilización

04/12/2018

diarioabierto.es. El responsable del lanzamiento de esta plataforma, José Almansa, explica el reto.

Welever es una tecnología útil para la gestión, reporte y medición del impacto social de organizaciones e individuos, alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. Esta herramienta innovadora ha sido diseñada por Welever Community SL, empresa fundada por José Almansa, quien demuestra con estas palabras cuál es su pasión, misión y visión: “Me dedico a fundar empresas, como Loom y Welever, para crear un ecosistema de personas activadas, innovadoras y comprometidas para trabajar por un mundo mejor. La fuerza de un innovador es enorme. La fuerza de millones de personas, de ciudadanos convertidos en innovadores colectivos, es imparable. Ningún ejército, administración ni empresa cuenta con eso. Y desde allí puede venir un auténtico cambio social y de modelo de civilización”.

José Almansa, fundador de Welever, durante la presentación de esta herramienta en Madrid.

Almansa es el creador de la Innovación K*Órdica, “un movimiento que propone un cambio cultural en las organizaciones, empoderando a las personas para activar así su esencia innovadora. Las empresas no son innovadoras, creativas ni responsables. Las que sí lo son, son las personas que están detrás, por eso es tan importante activar el espíritu innovador, responsable y creativo de las personas. Esto se consigue cambiando la cultura del top-down (arriba-abajo) al bottom-up (de abajo-arriba)”, explica el creador de Welever. Y pone un ejemplo: “Cuando las corporaciones diseñan su plan de voluntariado corporativo, el 85% de los empleados dice que quieren participar, pero sólo entre un 6% y un 9% lo hace. ¿Por qué? Todos dicen que no les enganchan las iniciativas que la empresa les propone. Esto sucede porque la mayoría de las corporaciones funcionan como una pirámide donde el de arriba crea las iniciativas y se las propone a los de abajo. Welever le da una plataforma de gestión a la empresa y una app a los empleados, y lo primero que hace es empoderarlos para que creen sus propias iniciativas o las atraigan de las ONG, convirtiéndose, previa aprobación de la empresa, en líderes de la mismas. No es lo mismo que te llegue una iniciativa de tu empresa que dice vente a recoger plástico, que está genial, a que llegue un compañero y te diga he hablado con el hospital XX y he creado una iniciativa en Welever para que visitemos a niños con cáncer. ¿Qué crees que podemos hacer mejor?, llevar juguetes, disfrazarnos… El engagement (compromiso) que se produce es completamente diferente”.

En definitiva, según Almansa, “cuando un empleado crea iniciativas sociales, es un intraemprendedor; cuando consigue que otros lo sigan, es un líder, y cuando consigue impacto, es alguien que consigue resultados. Acabamos de activar una fuente enorme de potencial innovador dentro de la empresa”. En España, ya utilizan Welever empresas como BBVA; en México, empresas como Grupo Salinas, con sus más de 90.000 empleados, y en Estados Unidos, “cuatro universidades en Florida, entre las que se engloban Miami Dade College, el College más grande del país, y todo el Public High School System de Miami Dade County, los cuales sumarán más de 500.000 usuarios activos en mayo, cuando terminamos su integración. El voluntariado es obligatorio en colegios y universidades”, añade el fundador de Welever.

“Tenemos muchos otros clientes en Brasil, Inglaterra y otros once países. De hecho, Portugal es un caso interesante porque además de muchas empresas y varias Universidades es el país donde estamos activando las dos primeras ciudades. Se nota que algo se está moviendo y haciendo muy bien allí”, resalta Almansa.

Voluntariado corporativo
Welever forma parte activa en Voluntare, red implantada en España e Iberoamérica que pretende integrar a todos aquellos agentes interesados en compartir sus experiencias y conocimientos, a fin de y promover la colaboración activa en el ámbito del voluntariado corporativo a escala mundial. Además, es una de las más de 2.500 entidades que integran la Red Española del Pacto Mundial de Naciones Unidas, y de las más de 13.000 a nivel global, con presencia en más de 70 países. Esta adhesión confirma su compromiso con la defensa de sus 10 Principios para la sostenibilidad empresarial y el desarrollo sostenible.

¿Y la sostenibilidad de Welever? Almansa aclara cómo piensa obtener ingresos: Welever es una empresa que trata de maximizar el impacto social y el beneficio económico, y hemos descubierto que se potencian: cuanto más impacto social generamos, más beneficio podemos obtener, y viceversa. Es muy importante que surjan proyectos económicos socialmente responsables y de alto impacto porque solucionan el problema de la sostenibilidad económica; ya no es necesario depender de subvenciones para provocar ese impacto social, porque existe un modelo de negocio detrás. Cobramos una licencia anual a las empresas, las instituciones educativas (Universidades y colegios) y a las Administraciones Públicas (AAPP). Su uso es gratuito para los ciudadanos y las ONG, si pasan por un training de uso”.

Hasta la fecha, Welever Community SL ha realizado una inversión de 8,5 millones de euros con financiación privada, lo que les ha permitido “lanzar y abrir headquarters en Miami, para llegar a EEUU y Canadá; en Ciudad de México, para llegar a Latinoamérica, y en Madrid, para alcanzar toda Europa, pasando ahora de 75 a 125 empleados entre todos los países”, explica Almansa. Y ofrece más cifras: “Cerramos 2018 con 650.000 euros de facturación, porque hemos empezado hace poco a facturar, y tenemos una previsión de 11 millones de euros para 2019”.

Almansa informa de que “las instituciones educativas deben desembolsar entre 3.000 y 80.000 euros al año”. Las Administraciones Públicas, por su parte, pagan entre 7.200 y 12.000 euros anuales. ¿Y cuánto paga una ONG por usar Welever? “Para las ONG, no decimos que es gratis porque lo gratis da miedo y no se le da valor, pero lo único que tiene que hacer cualquier ONG es darse de alta, pasar por una pequeña formación para aprender a gestionarla y desde ese momento obtiene su licencia, sin coste. Además, les damos apoyo como cualquier otra empresa que nos haya pagado”, comenta Almansa. Además, lo bueno que tiene Welever para las ONG es que “pueden entrar en contacto desde el muro colaborativo con muchas empresas que quieran colaborar en sus iniciativas, o con muchas personas que están deseando aportar su energía, por lo que se generan círculos de valor para todos, porque al final se trata de esto, que entre todos consigamos unos objetivos globales que, estoy seguro, que harán el planeta viable”, contesta Almansa.

Welever para las empresas
Al preguntarle a Almansa si de verdad cree que Weleber animará a las empresas en su compromiso por alcanzar los ODS, no lo duda: “Welever les permite alinearse con los ODS y comprender cuál es su aportación a esos objetivos. Además, crea reportes no financieros que hoy en día son obligatorios para todas las empresas de más de 500 empleados y/o 40 millones de facturación y/o 20 millones en balance. Además, Larry Finck, CEO de BlackRock, uno de los fondos más importantes del mundo, decía en su Carta a los CEO que los reportes no financieros ya no son una opción. Todos los stakeholders quieren saber qué haces y por qué lo haces desde el punto de vista social, medioambiental, de buen gobierno… Standard & Poors obtuvo como conclusión de su análisis que sólo el 16% del valor de la mayoría de las compañías cotizadas son tangibles, el otro 84% son intangibles. Sin embargo, reportamos sólo ese 16%. No es una broma ni una moda, es importante alinearnos con los ODS, pero hacía falta una herramienta que permitiera especialmente a las medianas y pequeñas empresas hacerlo. Entender cuál es la aportación de la empresa a los ODS ayudará sin duda a alcanzarlos”.

Con todo, en el informe La contribución de las empresas españolas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, estas organizaciones privadas refieren una serie de barreras que interfieren en la adopción y la contribución a los ODS, como son el desconocimiento y la falta de apoyo por parte de la dirección, la dificultad de convertir los ODS en instrumentos de decisión estratégica. ¿Ayuda Welever a superar esas barreras?: “Totalmente. Si una empresa quiere crear un reporte no financiero alineado con los ODS, o contrata a unos expertos que, para la mayoría de empresas, resultan onerosos, o alguien tiene que estudiarse los 176 indicadores de impacto y mucha más información para empezar a entender cómo hacerlo. Welever, además de incluir una plataforma de acción social que llamamos Welever One, contiene un módulo llamado sustainability que permite a cualquier empresa, de cualquier tamaño, insertar su información en un software de inteligencia artificial, que solicita, de una manera muy intuitiva, qué información necesita cada departamento para configurar el reporte. Es decir, primero mediante un módulo de escucha activa entenderá con qué debería estar alineada la empresa por sector y subsector; después realizará una corrección mediante la escucha activa de sus clientes en las redes sociales, con encuestas opcionales a sus stakeholders y otras variables. Posteriormente, Welever solicita con bastante exactitud la información que precisará para configurar tu reporte no financiero, que luego puede maquetar en el estándar de reporte internacional que la empresa elija”.

Y hay otros obstáculos citados por las empresas para cumplir con los ODS, éstos referidos a la dificultad para medir lo intangible o el hecho de disponer de métricas distintas y no comparables. ¿Puede Welever ayudar a resolver esos escollos? Almansa responde: “Es uno de los puntos más importantes. Mucha gente nos decía que hemos creado una herramienta de medición del impacto con Welever One, pero no es así, lo que hemos creado es una herramienta de medición de la contribución, tanto de las personas como de las empresas, universidades, colegios o ciudades, a los ODS. Esto permite que todos tengamos un baremo común en el que fijarnos”.

Otra cuestión que plantean las empresas consultadas para elaborar el citado informe es la posibilidad de desarrollar indicadores sectoriales. ¿Podría Welever aglutinar la información de sus empresas clientes y lograr con ello elaborar esos indicadores? Almansa contesta: “Al estar los ODS alineados con un estándar, podemos desarrollar indicadores, rankings y muchas otras cosas de valor”.

Le preguntamos tambioén a Almansa si, entre los parámetros analizados por Welever, se contempla el diferencial de sueldos entre la alta dirección, los mandos intermedios y los trabajadores de base. A este respecto comenta: “Es uno de los estándares que usamos en Welever Sustainability, en el estándar GRI viene ese indicador, y además, diferencia también entre hombre y mujer”. ¿Y la presencia de mujeres en puestos directivos?, añadimos. “Por supuesto, Welever sustainability puede reportar la presencia de mujeres en puestos directivos, pero recordemos que siempre depende de lo que la empresa quiera reportar, porque no está obligada ahora mismo”, puntualiza Almansa.

¿Mide Welever el impacto negativo de la automatización de las tareas en un potencial cambio de dimensión de las plantillas? “Con Welever Sustainability estamos utilizando los estándares internacionales de reporte más reconocidos, basándonos en la legislación que se aplica en los países donde estamos presentes. Uno de los estándares más reconocidos por las organizaciones es el Global Reporting Initiative que nos permite medir muchos aspectos que antes no eran gestionados en las organizaciones.

¿Y mide cuantitativa y cualitativamente Welever el movimiento de los centros de producción a países donde la mano de obra es más barata? “Sí, por ejemplo, indicadores como el 413-2 del Global Reporting Initiative nos ayuda a conocer las operaciones que llevamos a cabo y que tienen un impacto negativo en las comunidades y países donde operan las compañías. Y esta medición del impacto es cuantitativa y cualitativa. Pero, además, leyes como la Modern Slavery Act, que está vigente en países como UK y que trata temas tan relevantes como combatir con el tráfico humano y las prácticas relacionadas con la esclavitud, las estamos teniendo en cuenta en la plataforma. Todos ellos son instrumentos que ayudan a las organizaciones a gestionar y controlar temas tan relevantes como los que mencionáis. Nosotros ofrecemos una plataforma con herramientas que en función del tipo de organización que seas te guiará o recomendará la gestión de una serie de aspectos basados en los estándares. Además, los ODS y los Principios del Pacto Mundial también tocan estos puntos y están integrados”, contesta Almansa

Y al preguntarle Almansa qué departamento de la empresa se debería encargar de implementar Welever, él asegura que “cuando se escucha con atención se entiende como algo muy estratégico, impulsado por el CEO se convierte en herramienta de transformación cultural. Después es el departamento de RSC, si existe, de recursos humanos, o en empresas más pequeñas quien lleve operaciones para sustainability (reportes no financieros) o estrategia (Welever One).

En cuanto al precio de Welever para una empresa, Almansa responde que éste “depende de su tamaño. La licencia para Welever One arranca en 5.400 euros y para sustainability y los reportes no financieros puede ser muy inferior, dependiendo del tamaño. El propósito es hacer más competitivas a las empresas medianas y pequeñas con su reporte no financiero, así que el precio nunca será una barrera. Dependiendo de las necesidades, el precio puede subir mucho por funcionalidades, por ejemplo, si se quiere customizar, etc. Profundizando en los reportes no financieros, hay una directiva europea que ha hecho cambiar leyes como la de contratos públicos en España, que ahora obliga a las Administraciones a incluir en las licitaciones públicas cuestiones sociales y medioambientales para puntuar. Esto implica que las empresas tengan que presentar, de alguna manera, su información no financiera para conseguir puntos por las cuestiones sociales y medioambientales, por lo que si una empresa mediana tiene un buen reporte no financiero, no sólo será más competitiva o fuerte en España, sino que podrá ir a cualquier país de la UE y presentará muchos puntos de ventaja. Por cierto, si una empresa encuentra que no hay estos parámetros en la licitación pública, podría impugnarla”, advierte este emprendedor.

Welever para los ciudadanos
Welever Social CV recoge los valores humanos de la persona que lo utilice, con información específica sobre sus cualidades y destrezas, el número de iniciativas que ha creado y en las que has participado, su contribución total y ODS impactados. Le preguntamos a Jose Almansa cómo logrará que Welever Social CV sea reconocido por ciudadanos y organizaciones dispuestas a contratarlos, o a contar con ellos como voluntarios.

El fundador de Welever contesta: “Primero, divulgando que por fin tenemos unos objetivos que nos unen como comunidad global y como especie. Los ODS vienen a decir que, si en 2030 los hemos cumplido, el planeta será viable, y si no, tendremos problemas, algunos de no retorno. Por eso necesitamos una herramienta que pueda medir el grado de contribución de cada uno a esos objetivos que nos afectan a todos. Por eso Welever Social CV explica y relaciona el grado de contribución de cada persona a cada ODS y lo transforma en puntos, los cuales te sirven para aportarlos a tu empresa, universidad / colegio, ciudad, pero también comunidad de vecinos, club deportivo, etc. Es decir, si trabajo en un banco y estoy aportando a ese banco 300 puntos Welever, al irme de ese banco y buscar trabajo en otro, pondré en valor que aportaré a este último 300 puntos Welever. Y al revés, si voy a buscar trabajo, seguro que preferiré trabajar en un banco que tenga muchos puntos Welever ponderados entre sus trabajadores, porque seguramente serán personas más proclives a ayudar, estarán más empoderados, será una empresa donde podré activar mi espíritu innovador…”.

En segundo lugar, Almansa enfatiza que “a las nuevas generaciones les interesa de forma veraz la sostenibilidad del planeta y Welever Social CV se puede llevar a cualquier red social. Esta es la razón por la que en EEUU hemos empezado principalmente por el sistema educativo. Como te dije, en mayo tendremos más de 500.000 usuarios de universidades o colegios y a partir de entonces empezaremos a lanzarlo en otros condados de USA. Estoy seguro de que esas personas que se han ganado, con energía y entusiasmo, un CV Social y unos puntos van a querer ponerlo en valor. Es más, te diría, pruébalo. Verás que crear una iniciativa social, entender a través de la herramienta de medición que gracias a tu espíritu innovador estás mejorando algo, te genera una sensación increíble de fuerza y empoderamiento. Te diría, y la gente que lleva tiempo haciendo voluntariado lo sabe muy bien, que colaborar para salvar el match ball de nuestra especie es como una meditación, porque te lleva a la no mente”.


Más información

⇒ Seguir en Twitter a @welever_ES y a @JoseAlmansa_

 

¿Te ha parecido interesante?

(+2 puntos, 2 votos)

Cargando…