¿Pagarán los robots nuestras pensiones?

13/12/2018

diarioabierto.es. "La jubilación del siglo XXI requiere inteligencia artificial, reducir la desigualdad y productos aseguradores disruptivos", responde los expertos convocados por Analistas Financieros Internacionales (Afi) y el Instituto Santalucía.

Rodrigo Fernández-Avello, Arun Muralidhar, José Antonio Herce, Seth G. Benzell y Christopher Mayer.

La III Conferencia Internacional sobre “Longevidad y Soluciones para la Jubilación”, organizada por Analistas Financieros Internacionales (Afi) y el Instituto Santalucía, tenía un título muy atractivo:“¿Pagarán los robots nuestras pensiones?”. Un grupo de expertos internacionales se han reunido para debatir sobre cómo la revolución digital y la robotización impactarán en el mercado de trabajo y en los sistemas de pensiones, transformando la producción, el consumo, la formación, la distribución de la renta y las relaciones sociales y laborales.

Frente al pesimismo, estos expertos aseguran que una interacción entre robots y trabajadores de calidad es posible si somos capaces de adaptarnos al cambio con previsión, así como la industria financiera está empezando a diseñar nuevas soluciones para la jubilación más eficientes y eficaces que incorporan los retos del futuro del trabajo y la creciente longevidad. La jubilación del siglo XXI requiere inteligencia artificial, reducir la desigualdad y productos aseguradores disruptivos.

José Antonio Herce, director de la Conferencia, explica que “todos los países afrontan un proceso de creciente longevidad al mismo tiempo que la automatización está irrumpiendo en las economías”.

Rodrigo Fernández – Avello, director general del negocio de Vida y Pensiones de Santalucía, añade que “el reto que una longevidad creciente supone para nuestro cometido, como proveedores de soluciones para la jubilación, es enorme”. “Queremos tener algo que decir en este proceso de innovación social y de mercado al que nos hemos incorporado desde una tradición muy larga y fructífera en otros campos del aseguramiento”, recalca.

Seth G. Benzell (MIT Iniciative on the Digital Economy) destaca que la disrupción tecnológica está detrás del avance de la desigualdad en muchos países avanzados, pero que es un error poner cotizaciones o impuestos a los robots, siendo mucho más aconsejable rediseñar los mecanismos existentes de redistribución de rentas de quienes más ganan hacia quienes menos ganan.

Nuria Oliver (directora de investigación en Data Science de Vodafone y Chief Data Scientist en Data-Pop Alliance), cree que el modelo de trabajo y de jubilación actual está obsoleto. La revolución de la Inteligencia Artificial es imparable y no deben ponérsele obstáculos. De ella depende que se compensen con ventaja los desequilibrios demográficos y de los sistemas de pensiones al permitirnos aprovechar mejor el capital de experiencia y sabiduría de las generaciones mayores. Pero debe hacerse un esfuerzo masivo en educación, especialmente en habilidades emocionales que ayuden a la necesaria alianza entre los seres humanos y la Inteligencia Artificial. La ganancias de productividad derivadas de la revolución digital deben utilizarse también para financiar esquemas de redistribución que reduzcan la desigualdad.

Arun Muralidhar, CEO de AlphaEngine Global Investment Solutions y M-Cube Investments Technologies, subraya la necesidad de concebir productos mucho más comprensibles para los ciudadanos y, especialmente, adaptados a sus condiciones de esperanza de vida y necesidades durante la jubilación.

Christopher Mayer, CEO de Longbridge Financial, reclama una reforma profunda de las bases financieras de los modelos de previsión, y considera que las ingentes inversiones de la sociedad, especialmente la española, en activos inmobiliarios, provoca una serie de problemas estructurales, de percepción y reputacionales a la hora de convertirlos en renta para la jubilación que ayudarían decisivamente a la sostenibilidad y suficiencia de las pensiones. Productos como las hipotecas inversas deben transformarse en soluciones responsables y eficaces para una desinversión ordenada en los activos inmobiliarios en beneficio de sus propietarios durante su jubilación.

José Manuel Jiménez Rodríguez, director del Instituto Santalucía, reitera que “nuestro compromiso seguirá en promover la educación financiera y en la búsqueda de soluciones para que los ciudadanos tengan una jubilación digna y tranquila, en el exigente contexto que nos marca la creciente longevidad”.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…