«Estos son mis principios, pero si no les gusta…»

07/01/2019

Josep M. Orta.

“Esos son mis principios pero si no les gusta tengo otros” aseguró el entrañable Groucho Marx que ahora parece perfectamente aplicable a algunos partidos que por su ansia a obtener el poder son capaces de renunciar a cosas esenciales.

 El PP sufrió en descalabro perdiendo más de trescientos mil votos y siete diputados. Juan Manuel Moreno fue un candidato en unas elecciones que tenían que ser su tumba política, no era un hombre de Pablo Casado y solo por razones de calendario encabezó las listas del PP.

 La matemática electoral ha hecho la carambola y posibilita el sueño de los populares de desplazar a los socialistas del gobierno andaluz. Convertir las derrotas en victorias es un arte difícil de realizar sin que sean pan para hoy y hambre para mañana. Ahora tanto populares como Ciudadanos están prisioneros de Vox. Mientras los de Rivera marcan líneas rojas que parece que no están dispuestos a asumir, los populares transmiten la sensación que están dispuestos a llegar al poder al precio que sea renunciando a lo que haga falta.

 Al PP siempre le ha costado condenar al franquismo y cuando le ha quedado más remedio que hacerlo siempre lo ha hecho con la voz baja. Ahora está prisionero de un partido con unas premisas dudosamente constitucionalistas, pretendiendo desmontar el actual estado de las autonomías y lanzando mensajes más que misóginos.

 La gente ha votado este partido de extrema derecha y es normal que haga valer sus propuestas (por que los ha votado es otro tema, quizás por rechazo a la actual clase política, por que me resisto a creer que tantos españoles tengan una ideología parafascista). A diferencia de Francia cuando los partidos tradicionales de derechas o de izquierdas se conjuraron para cerrar el paso a la formacion de Le Pen, aquí los populares están dispuestos a negociar con Vox.

 Como decía el mensaje bíblico, “por sus hechos los conocereis”.

¿Te ha parecido interesante?

(+4 puntos, 4 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.