Los tesoros de Key West

08/01/2019

Carmela Díaz.

View Of Boat Arriving In Key West Harbor

También conocida como Cayo Hueso, Key West es una isla de cuento: edificios multicolores de estilo victoriano, trenecitos de época, palmeras, flores, tiendas y hoteles con encanto, ambiente alegre y las aguas color esmeralda del golfo de México por un lado y el océano Atlántico por el otro. Con esta carta de presentación queda claro que visitar este destino es imprescindible si se viaja a Florida. Es la isla estadounidense ubicada más al sur del país. En Key West estuvieron los conquistadores de América, piratas, exploradores submarinos, inmigrantes cubanos… pero también es conocida para acoger a personajes tan célebres como Henry Flagler (el magnate de los ferrocarriles), el presidente Truman o los escritores Ernest Hemingway y Tennessee Williams. Cuando pisas por primera vez Key West te conquista y sabes que vas a querer volver… Os desvelamos nueve visitas imprescindibles.

La casa de Hemingway. El premio Nobel vivió aquí durante una década. La mansión es preciosa: dos plantas, estancias luminosas y amplias, porche, terrazas, un frondoso jardín, casa de invitados y una espectacular piscina rodeada de palmeras y de vegetación exuberante. Construida en 1851 fue la primera casa en la cual residió con su segunda esposa, Pauline, y sus dos hijos. Todos los muebles que se conservan allí fueron los que utilizó el escritor y muchos son de estilo español. Para los amantes de la literatura es obligado visitar la residencia de Hemingway: podrán observar numerosas fotografías personales, su máquina de escribir, su biblioteca, su estilo de vida…

Little White House. El presidente Truman se trasladó durante unos años a la isla cuando contrajo una enfermedad respiratoria y los médicos le recomendaron un clima cálido para curar su dolencia. Conocida como Little White House en su interior se encuentran fotografías y muebles originales de la época. Truman residió en esta casa durante su mandato de 1945 a 1953 y fue la sede de su gabinete en acontecimientos presidenciales de relevancia. En 1961 también fue lugar de encuentro con John F. Kennedy y el primer ministro británico Harold Macmillan.

El punto más meridional de Estados Unidos. En Key West se encuentra el último punto terrestre de EE.UU. Paseando cinco minutos desde la casa de Hemingway se alcanza el lugar donde la distancia a Cuba son tan solo 90 millas (150 a Miami). Este lugar está señalado con un colorido barril gigante que está siempre rodeado de visitantes para hacer fotografías.

El faro de Key West. Fue durante muchos años un lugar de vigilancia de la marina de EE.UU. hasta que en 1969 la cedieron como patrimonio del país y la readaptaron como museo. Es muy recomendable subir sus 88 escalones para admirar unas fabulosas panorámicas.

Duval Street. Situada en el corazón de Key West es la calle principal donde ir de compras (todas las tiendas son coquetas y cuidadas al detalle), probar restaurantes, descansar en terrazas de ambiente tropical o disfrutar de la vida nocturna mientras ves pasar sus trenecitos tradicionales. Esta calle lo tiene todo además de estar rodeada de preciosos edificios de arquitectura colonial pintados en colores pastel: rosas, azules, violetas o verde manzana.

Bahama Village. Es un barrio de Key West que originalmente fue el hogar de los habitantes afroamericanos de la isla. Hoy en día esta zona acoge un mercado al aire libre, así como algunos de los restaurantes más interesantes de la isla.

La Casa de la Langosta. En toda la isla se pueden probar deliciosos pescados frescos y marisco recién pescado, pero merece la pena visitar la Casa de la Langosta. Sobre el muelle del histórico Key West Bight se ubica una enorme construcción de madera al estilo marinero con unas espectaculares vistas. En un ambiente elegante, hay que elegir una mesa del porche o con vistas al puerto para disfrutar de sus excelentes pescados, de las especialidades de langosta y de una buena carta de vinos.

La puesta de sol. Los atardeceres de Key West son inolvidables. Al caer el sol lugareños y visitantes se dirigen hacia el malecón para disfrutar de un espectáculo cromático sobre el mar, acompañados por artistas, música, baile… Hay una maravillosa terraza llamada Sunset Point, decorada con mobiliario de madera y sombrillas de vivos colores, con música en vivo, ubicada sobre el agua del mar, que convierte las veladas en momentos mágicos. Esos momentos que suplicas que no terminen…

La carretera de los Cayos. Para llegar a Key West se conduce sobre el océano a través de una hilera de islas y puentes, incluyendo el histórico de las Siete Millas. Los Cayos de Florida están formados por 200 islas de coral unidas por 43 puentes que forman una carretera de unos 290 kilómetros de largo (la antigua línea de ferrocarril). Alcanzar Key Wets desde Miami supone un viaje de casi 300 kilómetros cruzando las sucesivas islas y todos los puentes, mientras se disfrutan de rincones únicos y unas vistas espectaculares en cualquier tramo del trayecto.

¿Te ha parecido interesante?

(+19 puntos, 19 votos)

Cargando…