Teoría y práctica del centro político (I)

10/01/2019

Hernando F. Calleja.

Cuando UCD se deshacía como un azucarillo se puso de moda una gracieta que aludía a la imposibilidad de situar el centro en el espacio, hasta llegar al sarcasmo de un ucedista ya migrante entonces a otras bancadas, que aseguraba que el centro estaba situado en el entrecejo de Adolfo Suárez.

Seguramente el escepticismo sobre el centro estaba bien fundado, porque UCD se colocó en el centro a base de los contrapesos de los grupos y personalidades que anidaron en aquella empresa magnífica que pilotó la transición. UCD no era, stricto sensu, un partido de centro, sino un centro de reclutamiento de voluntades verdaderas y firmes del nunca más la Guerra Civil y la subsiguiente y dolorosa dictadura franquista.

Desde la desaparición de UCD y su secuela testimonial CDS, prácticamente ningún partido se ha querido calificar de centrista, salvo, acaso, Unió Democrática de Catalunya en el que creo que fue su penúltimo Congreso antes de la desaparición. Pero el peso ideológico era en realidad democristiano. Unió tuvo protagonismo y fuerza política real, pero nunca llegó a superar los 5.000 afiliados.

La paradoja hasta hace apenas dos años era que muchas personas se consideraban huérfanas del centro, pero nadie se decidía a recoger esas voluntades y darle forma política hasta la irrupción azarosa de Ciudadanos en Cataluña (con un perfil reivindicativo más volcado en las tensiones catalanas que en la definición ideológica de centro). Aún hoy, Ciudadanos se formula a sí mismo como un partido liberal progresista, que se coloca en el centro político, aunque no insiste en ser el centro político.

La pregunta inmediata es, ¿cabe una ideología propia y sobre todo autónoma, que defina el centro político? Insisto en los términos propia y autónoma, porque creo que son la clave fundacional del centrismo. Si éste, se empeña en el simplismo de que son un poco socialdemócratas, un siesnoes liberales y una pizca conservadores, no solo yerra en el método, sino que caerá en la misma lógica destructiva de la UCD, cada mochuelo a su olivo.

En un próximo artículo se intentará por este escribano debutante en Diario Abierto, avizorar cuales son las señas de identidad ideológicas del centrismo.

¿Te ha parecido interesante?

(+4 puntos, 4 votos)

Cargando…