Fieras nacionales y nacionalistas

11/01/2019

Luis Díez.

Las fuerzas políticas progresistas han puesto el grito en la atmósfera, y con razón, por el pacto del PP y C’s con la ultraderecha (tardofranquistas, falangistas, tradicionalistas, requetés, neos y demás familia que ahora se llaman Vox) para gobernar en Andalucía. Puesto que la Constitución española proclama en su artículo uno el valor superior del “pluralismo político” además de la libertad, la justicia y la igualdad, es menester asumir la existencia de esas ideologías retardatarias por muy repugnantes y peligrosas que a la inmensa mayoría de los demócratas tolerantes nos parezcan. La gangrena existe y los remedios también.

Del pacto andaluz se han caído las amenazas explícitas a los inmigrantes y a las mujeres. Sin duda los presidentes o jefes nacionales de la gran coalición derechista –Pablo Casado Blanco (PP), Albert Rivera Díaz (C’s) y Santiago Abascal Conde (Vox)– no necesitaban ponerse de acuerdo sobre unas materias en las que ya coincidían. Sus mensajes eran idénticos en la campaña andaluza y antes también. Rivera, que parecía más centrado que sus colegas, realizó esfuerzos notables para intentar derogar la ley de violencia de género. El “aquí no caben los que vienen a aprovecharse del estado del bienestar” de Casado Blanco contra los inmigrantes (mayormente moros y negros) disputaba el voto a los segregacionistas de Vox e iba de la mano del agente naranja Rivera.

Finalmente, el acuerdo espiritual de los coaligados les ha ahorrado el trazo grueso del pacto material, de modo que los de Vox se han conformado con la defensa, protección y subvención de las corridas de toros (que por algo le llaman “la fiesta nacional”) y la derogación (y sustitución) de la Ley de la Memoria Histórica que la derecha nunca aceptó ni, con contadas excepciones locales, aplicó. Diputados y portavoces hubo y hay en el PP que se burlaron de las víctimas del golpe militar y la dictadura franquista y tildaron de peseteros a los familiares que buscaban los restos de sus seres queridos en campos y cunetas para darles digna sepultura.

De la Ley de la Memoria Histórica (ley de mínimos, congelada por el gobernante Rajoy) vale decir que los poderes del Estado nunca se implicaron en las tareas de justicia y dignidad por más que los gobiernos del PSOE apoyaran con magras subvenciones la investigación y recogida de esqueletos y desde la administración central impusieran la limpieza de símbolos de la dictadura en calles y plazas e, incluso, como acto de superlativa generosidad, concedieran la nacionalidad española a los hijos y nietos de los expatriados que la solicitaran.

De la defensa, protección y subvención de la tauromaquia tampoco se puede decir que sea algo tan chirriante o repugnante a los progresistas de este país cuando el ministro de Cultura del PSOE asumió la organización de la segunda edición del Congreso Internacional de Tauromaquia, que tuvo lugar en la ciudad de Murcia del 18 al 20 de octubre pasado, en colaboración con las autoridades autonómicas y locales murcianas del PP. Aunque, eso sí, sólo costeó los gastos derivados de la realización del “congreso científico”, centrado en la Tauromaquia como Patrimonio Cultural y en su vertiente jurídica.

Por abundar en detalles, el ministro de Cultura y Deportes, José Guirao Cabrera, que fuera director del Museo Reina Sofía y del centro cultural La Casa Encendida, solo pago 79.977,5 euros por los gastos de secretaría, desplazamientos, manutención y honorarios de los ponentes y por dos exposiciones sobre la materia. Son datos remitidos a los diputados de Podemos Luis Bail y Javier Sánchez.

Si en los pecados del PSOE va la penitencia, sirva de consuelo el mensaje del Gobierno de Pedro Sánchez, asegurando que se mantendrá muy atento a las acechazas de los viejos y nuevos neos (neofascistas y neonacis) como pide el Parlamento y la Comisión Europea. La gangrena de la xenofobia, el racismo, la intolerancia, el miedo y la violencia amenazan al sistema democrático de convivencia y buen gobierno, y más aún en el caso de España, donde los nacionalismos ya se enseñan los dientes como si en vez de homo sapiens fueran fieras.

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 3 votos)

Cargando…