No son tiempos para la lírica

11/01/2019

Maite Vázquez del Río.

Desde 2011 muchas cosas han cambiado, no sólo en España sino en el resto del mundo. Pero muchos movimientos sociales desde el 15-M hasta el 8-M de los que nuestro país ha sido ejemplo o titular mundial. Jóvenes y mujeres y luego el resto, mientras las urnas en muchos países atraían el descontento social con la irrupción de la extrema derecha en países de la UE y hasta en Estados Unidos.

En este punto España se encontraba rezagada hasta que Vox ganó representación en Andalucía y acompaña a PP y Cs en esa región, con la esperanza puesta en repetir la misma “jugada” en otras regiones e incluso en el Congreso de los Diputados.

Quienes no vivimos la Guerra Civil, pero la conocemos a través de los relatos de nuestros padres y abuelos, nos rechinan algunas soflamas que invaden derechos ya logrados a base de grandes debates, luchas, negociaciones y consensos. Los dirigentes de Vox repiten toda la propaganda derramada por Donald Trump, al que alaban por todos los logros de EEUU, y arremeten contra las mujeres, emigrantes, homosexuales, medios de comunicación y todo aquello que se aleje de su bendición.  No importa que sigan muriendo más mujeres y más emigrantes.

Mientras esas nuevas ideas amenazan nuestra convivencia, nuevos problemas van surgiendo que requieren una urgente intervención. Una vez más, la enésima, las pensiones siguen siendo un quebradero de cabeza y no importa qué partido gobierne cuando la realidad muestra que cada vez son más los pensionistas y cada vez menos los cotizantes. La aportación del Estado para las pensiones de este año será “histórica” y esto no ha hecho nada más que empezar, con el Fondo de Reserva en mínimos y sin saber hacia dónde nos dirigimos.

Y un nuevo tempor nos acecha: una nueva recesión a no mucho tardar en 2020. De momento, algunas grandes empresas ya han empezado a anunciar despidos masivos. Vodafone, Caixabank, el posible cierre de las plantas de Alcoa… En 2008 la crisis comenzó llevándose muchos puestos de trabajo, ahora a la amenaza de la crisis se suma la implantación de las nuevas tecnologías con las que se suprimirán decenas de miles de puestos de trabajo.

Todo acaba de empezar y no son tiempos para la lírica.

¿Te ha parecido interesante?

(+5 puntos, 5 votos)

Cargando…