La tendencia del enoturismo llega a Madrid

28/01/2019

Carmela Díaz.

¿Os sorprende si os contamos que a menos de media hora desde la Puerta del Sol hay unas cuantas hectáreas de viñedos y olivares donde se produce vino y aceite de calidad 100% madrileño? Además de ser cierto, ahora podréis organizar una interesante excursión de enoturismo en los campos de Madrid.

Viña Rendero Especial

Los vinos. El cultivo de la vid es un arte que se viene desarrollando desde la época romana en Arganda del Rey. Hay evidencias que sitúan este cultivo en el valle del Jarama hacia el siglo III como zona de influencia agrícola de Complutum (hoy Alcalá de Henares). La primera cooperativa fue fundada en los años 30 del siglo pasado, cuando un grupo de viticultores de la localidad se unieron con el objetivo de dar respuesta a la creciente demanda de vino que, por aquel entonces, la ciudad de Madrid en plena expansión demográfica necesitaba. A principios de los años 80 se comenzaron a embotellar vinos con Denominación de Origen Vinos de Madrid. En el año 2002 se inauguraron las nuevas instalaciones de la Cooperativa con una bodega dotada de todos los medios tecnológicos necesarios para elaborar, envejecer y envasar vinos tintos, blancos y rosados de Arganda. No solo tienen una gran relación calidad precio, sino que hasta han sido premiados: el Viña Rendero Crianza 2009 ha obtenido un Bacchus de Plata.

Valdelaoliva Aceite Especial Virgen Extra

Los aceites. En Arganda cultivan olivos centenarios que han pasado de generación en generación. Allí crecen tres variedades de aceitunas: cornicabra, manzanilla y picual, la última en llegar. Los propios socios de la cooperativa retiran hasta un 40% de la producción para consumo propio. Es tal su calidad y sabor, que las grandes marcas comerciales les compran directamente el aceite en cisternas y su distribución comercial es escasa.

Barriles Baladi DSC

Rutas enoturísticas. Desde hace años, Cipriano Guillén, hijo y nieto de agricultores, ha observado que su trabajo en el campo genera cierta atracción entre su entorno. Por ello, junto a su mujer (Cristina Ponsín), han querido dar respuesta a ese creciente interés social por la ecología y los vinos poniendo en marcha unas rutas por sus viñedos y olivares para que la gente conozca la vida cotidiana del agricultor. Su idea es que el visitante se sienta agricultor por unas horas, que conozca los sinsabores y las satisfacciones que da el campo a quien lo cultiva a diario. La experiencia se iniciará con una visita al campo de Arganda cuyo guía será el mismo Cipri. A bordo de una carriola tirada por un tractor, el visitante recorrerá olivares y viñedos de las variedades syrah, airén, tempranillo y la autóctona de Madrid, Malvar. En su explotación se puede observar al fondo las Cuatro Torres, toda una fusión urbanita-rural. Durante la visita es posible que sobrevuele sobre la cabeza de los visitantes la mascota de Cipri, un halcón encargado de ahuyentar a los pájaros, para que no se coman la uva cultivada. También visitarán una exposición de maquinaria antigua y actual y a continuación conocerán cómo se elabora el vino en la Vinícola Argandeña. Con 85 años de tradición vitivinícola es la única de Europa a la que se puede llegar en metro. En la última parte de la ruta se mostrará desde que la uva entra en bodega hasta que el vino se embotella, se etiqueta y se deja envejecer en barricas de roble americano. La experiencia terminará con una cata de los tres mejores vinos de la bodega. Las rutas se realizan desde mayo hasta finales de octubre y se pueden ampliar con una comida en dos de los asadores más prestigiosos de la zona.

Podéis encontrar toda la información en: www.vinoaceite.com

¿Te ha parecido interesante?

(+11 puntos, 11 votos)

Cargando…