Divergencias en el sector bancario español

06/02/2019

David Pina (ActivTrades). "En este momento el mayor problema para los bancos es su escasa rentabilidad y las dudas sobre su capacidad para mejorarla", opina el analista.

Los grandes bancos españoles incrementaron su beneficio un 23% en 2018, pero el entorno de debilidad del sector bancario persiste pues los balances no muestran signos de que puedan mejorar en el futuro ante un escenario de bajos tipos de interés, señales de estancamiento económico y otros factores de riesgo como la guerra comercial o el Brexit.

En este momento el mayor problema para los bancos es su escasa rentabilidad y las dudas sobre su capacidad para mejorarla. La postura mostrada por Mario Draghi en la reunión del pasado 24 de enero retrasaron las expectativas de subidas de tipos hasta 2020. Esto podría llevar a las entidades a revisar a la baja unas estimaciones de resultados que realizaron contando con subidas de tipos para mediados de 2019.

Uno de los factores determinantes de las recientes caídas que se han producido en las entidades españolas ha sido el recorte de previsiones que han llevado a cabo importantes firmas de análisis e inversión como Morgan Stanley, JPMorgan, Citigroup o HSBC. Las firmas señalan la desaceleración económica y su impacto en el mercado crediticio, así como los gastos procedentes de los litigios sobre el coste de las hipotecas y la posible subida de impuestos sobre los bancos como los factores que podrían impactar contundentemente en sus resultados.

La evolución de la macroeconomía durante este año determinará la necesidad del ritmo de normalización de la política monetaria. Si los datos macro muestran signos de recuperación a medida que avance el año será muy positivo para el sector financiero, uno de los más castigados cuando hay inseguridad sobre el crecimiento económico. Si, además, los otros riesgos que descuentan los inversores se van disipando, también se verá reflejado positivamente en las cotizaciones de los bancos.

BBVA es la entidad que mejor rendimiento muestra en lo que va de año con una revalorización del 12,67% a cierre de este martes. Ha soportado la espiral bajista de los últimos días en el sector sin apenas inmutarse, su aspecto técnico es claramente mejor que el resto de bancos españoles. Recientemente la firma de análisis Kepler subió su precio objetivo desde 5 hasta 5,50 euros y cambió su recomendación de reducir a mantener. Ha sido el único banco español que ha recibido una mejora de sus previsiones recientemente por parte de una casa de análisis.

Su tendencia en este momento es alcista y además superó recientemente la línea de directriz bajista de largo plazo y la resistencia de los 5,15 dólares, donde había marcado el máximo más reciente de reacción. Esto indica un posible cambio al alza en la tendencia de fondo de BBVA, pero si vuelve a situarse por debajo del comentado nivel de resistencia, que ahora es su primer soporte, el posible cambio de la tendencia de largo quedará invalidado.

Los títulos de Santander estaban en una situación técnica idéntica a la de BBVA hasta el pasado 30 de enero, pero se giró bruscamente a la baja y perforó importantes referencias de soporte dejando un posible objetivo hasta los mínimos de dos años establecidos en diciembre entorno a los 3,85 euros. La pérdida de este nivel reactivaría la tendencia bajista de fondo que perdura desde hace 13 meses y supondría perder el 4,90% de la rentabilidad que gana en lo que va de año.

CaixaBank acaba de situarse por debajo de los mínimos de diciembre y cotiza en niveles de precios no vistos desde enero de 2017; la entidad acumula una caída del 7,21% en 2019. Su tendencia es bajista en todos los marcos temporales y no hay referencias de soporte hasta los 2,70 euros. Bajo un punto de vista técnico la situación no mejorará mínimamente hasta que recupere los 3 euros por acción.

Bankinter pierde un 5,53% en el año y también ha caído por debajo de los mínimos de diciembre, la tendencia a la baja de largo plazo se fortaleció al perforar el soporte de los 6,75 euros. Bankia se ha depreciado un 2,46% y no tiene referencias de soporte hasta los mínimos históricos de 2013 establecidos en 2 euros. Banco Sabadell es la entidad más castigada del Ibex con una caída del 13,64% desde que comenzó el año y cotiza en mínimos históricos, técnicamente en caída libre.

Todo esto refleja las divergencias que se han generado en los tres grandes bancos españoles. Podemos ver a BBVA en plena tendencia al alza, Santander dirigiéndose hacia los mínimos de 2018 y CaixaBank estableciendo nuevos mínimos decrecientes.

 

David Pina, analista del bróker ActivTrades

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.