La cadena presenta un plan estratégico sin conocer quiénes controlarán el grupo

08/02/2019

Tania Juanes. La hoja de ruta hasta 2023 está condicionada a los movimientos para tomar el control del grupo. Mientras, la banca descarta aceptar quitas a  la deuda.

La cadena de supermercados Dia, que está en quiebra técnica con los resultados de 2018 en la mano, ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en la misma jornada que los resultados, un plan estratégico para 2018-2023 que afirma está centrado en la transformación, modernización y futuro de la compañía “con el objetivo de aumentar la cuota de mercado en el sector de la distribución”.

Si bien el plan no es el centro de atención de inversores y analistas. La opa de Fridman y el movimiento del consejo y de la dirección, por el que tiende una mano al magnate ruso para negociar el futuro de la cadena, se mantienen como los puntos esenciales en el horizonte. Junto a movimientos de otros accionistas, que han sindicado sus participaciones, y que parece que mantienen contactos con acreedores y otros eventuales inversores.

En este contexto la banca es quien tiene la palabra: han aceptado la refinanciación de la deuda a corto plazo, pero queda por negociar partidas más sustantivas. Y ahora en un entorno en el que no está claro quién va a hacerse con el control del grupo, y cuando aún no se conocen las peticiones firmes de, por ejemplo, Mijail Fridman, para ampliar capital.

Mientras, el objetivo que se marca en el documento es aumentar la cuota de mercado en el sector de la distribución en España, Portugal, Argentina y Brasil, y se añade que la cadena es un referente para más de 20 millones de consumidores. Los ejes de la transformación son la oferta comercial, los y precios competitivos y la proximidad de la oferta en lo que se autodenomina ‘El Nuevo DIA’.

Por ello se busca reforzar la marca propia, “potenciando la oferta de los productos frescos, haciendo los precios más competitivos con promociones personalizadas y una
racionalización del surtido”. El plan incluye la meta de modernizar el estado de las tiendas para responder a las necesidades de los clientes, y para realizar las entregas online en el menor tiempo posible.

Los objetivos financieros previstos para el periodo 2018-2023 son el crecimiento en un  digito en ventas, la mejora del resultado bruto de explotación (Ebitda) a partir del año 2020 y la “inversión contenida en 2019 y recuperación a los niveles de la compañía a partir de 2020”.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…