La renta básica finlandesa fracasa en su intento de impulsar el empleo

08/02/2019

diarioabierto.es. "Los resultados preliminares del programa piloto muestran que los participantes no encontraban trabajo mejor ni peor que el grupo de control", indicó la ministra finlandesa de Salud y Asuntos Sociales, Pirkko Mattila.

La introducción en Finlandia de una renta básica que ha permitido a 2.000 ciudadanos cobrar 560 euros al mes durante los dos años de duración del experimento no ha servido para impulsar el empleo entre sus beneficiarios, según ha reconocido el Gobierno finlandés en la evaluación de los resultados preliminares correspoondientes al primer año del ensayo, aunque si se registró un efecto positivo en la calidad de vida de los participantes, así como en su confianza de cara a sus expectativas de futuro.

“Los resultados preliminares del programa piloto muestran que los participantes no encontraban trabajo mejor ni peor que el grupo de control”, indicó la ministra finlandesa de Salud y Asuntos Sociales, Pirkko Mattila, quien reconoció que “sobre la base de los resultados del primer año del experimento, el impacto en el empleo parece modesto”.

Por su parte, Ohto Kanninen, coordinador de investigación del Instituto de Empleo e Investigación Económica de Finlandia, indicó que los beneficiarios de esta renta básica registraron de media 0,5 días más ocupados que el grupo de control tomado como referencia, con una media de 49,64 días empleados durante el primer año del experimento, frente a los 49,25 días de aquellos que no cobraron la renta.

Asimismo, un 43,70% de los perceptores de la renta tuvieron ingresos procedentes del autoempleo, frente al 42,85% del grupo de control. Los ingresos procedentes del autoempleo entre los beneficiarios de la renta básica fueron de media 4.230 euros, 21 euros inferiores a los 4.251 euros de aquellos del grupo de control.

“Sobre la base de un análisis de los datos anuales registrados, podemos afirmar que durante el primer año del experimento los perceptores del ingreso básico no tuvieron mejores ni peores resultados que los miembros del grupo de control a la hora de encontrar empleo en el mercado laboral”, concluyó Kanninen.

Más bienestar y confianza

No obstante, la ministra finlandesa de Salud y Asuntos Sociales destacó que los beneficiarios de la prestación mostraron una percepción claramente mejor de su bienestar en comparación con el grupo de control, refiriendo menos problemas de estrés y de salud, así como expresando una mayor confianza respecto de su futuro y oportunidades.

El experimento finlandés ha permitido que en 2017 y 2018 un grupo de 2.000 ciudadanos finlandeses elegidos mediante un muestreo aleatorio entre los desempleados del país hayan cobrado la cantidad de 560 euros al mes libres de impuestos con independencia de si contaban con otras vías de ingresos.

“Aunque no es probable que se adopte para un uso extensivo el modelo de ingreso básico desarrollado para el experimento, pienso que fue muy exitoso”, subrayó la ministra finlandesa en referencia a la información aportada para abordar la reforma de los servicios de la seguridad social de Finlandia.

“El experimento de la renta básica nos permitió explorar formas más flexibles de aceptar un empleo y encontrar cómo los incentivos financieros afectan la aceptación de ofertas de trabajo”, añadió Mattila.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.