No escuchar y descalificar, nuevo horizonte político

08/02/2019

Maite Vázquez del Río.

Desde el 15-M los partidos políticos han optado por echarse a la calle, y no para enterarse de lo que nos preocupa a los ciudadanos sino para hacer un nuevo tipo de política de hacerse visibles y esconder toda la carroña que ha llegado a los tribunales de Justicia. De esta forma empiezan a hacer su peculiar campaña electoral mucho antes de los plazos designados por ley.

Lo que no dan las urnas se quiere obtener en las calles. La democracia no da para tanto. Y la cuestión es que las calles se llenan de todas las polémicas que deberían arreglarse en el Congreso de los Diputados y demás instancias democráticas. Y esto implica a todos. Desde el Gobierno que en cuestiones de Estado debería contar sus pasos y negociar para ir con un frente común. Y a los partidos de la oposición porque cuando se trata de cuestiones de Estado hay que apoyar al Gobierno, tras la negociación, porque es el que representa a España en todos los foros.

Así, con los sucesos de Venezuela, el Gobierno, Pedro Sánchez, dio un plazo de una semana a Maduro para convocar elecciones o de lo contrario daría su visto bueno a Guaidó. En Bruselas aplaudieron esta medida y, al final, fue la que prosperó. Y a la semana justa, hubo frente común europeo, pese a Casado y Rivera y demás opositores al Gobierno de Sanchez. Era como si no les importara lo que está pasando en Venezuela. Los dirigentes de la oposición “babean y salivan” pensando en que habrá elecciones generales más pronto que tarde, pese a lo que diga Tezanos en su encuesta del CIS.

Y después los intentos de diálogo con los independentistas catalanes. Se les ha olvidado que el PSOE fue el primero en apoyar al Gobierno de Mariano Rajoy cuando éste optó por aplicar el artículo 155 de la Constitución y todas las medidas que considerara oportunas. Claro que Rajoy habló y negoció. Pero Sánchez ha pecado de autismo al decidir ponerse a negociar sin buscar el apoyo del resto de la oposición, y todo porque está necesitado de aprobar sus Presupuestos para seguir gobernando. Demostrado quedó que con el 155 no se solucionan los problemas en Cataluña, al contrario. Como también es obvio que el Gobierno central no va entrometerse en lo que decidan y hagan los jueces por mucho que Torra y los suyos lo pidan a gritos.

Y entre Venezuela y el fallido intento de negociación con los independentistas, pese al instrusimo de relatores, negociadores, coordinadores… o como le quieran llamar, resulta que PP, Ciudadanos y Vox se unen para asaltar las calles y lo que no han sido capaces de hablar en las instancias democráticas, salen con una exaltación patriotera a llenar las calles, fletando autobuses desde toda a España sin importar el coste que suponga, porque ellos ya cuentan todo el gasto en términos electorales, y esta vez el PP tal vez no pueda utilizar dinero ilegal para financiar sus campañas a ayuntamientos, comunidades, Europa y llegado el caso, a los comiciones generales. Los representantes de Vox están encantados por poder hacerse cada vez más visibles en plan pacífico y Ciudadanos sumándose al carro… Lamentable espectáculo con tanto insulto y descalificación sin rumbo ni sentido.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.