El vicepresidente del BCE admite que la desaceleración retrasa la subida de tipos

11/02/2019

diarioabierto.es. Un Brexit pactado "no tendría un impacto demasiado grande", mientras que "el gran problema sería un Brexit desordenado", y su repercusión sobre la confianza en un momento de desaceleración económica, señala Luis de Guindos.

La desaceleración experimentada tanto en la Eurozona como en la economía mundial invita a abordar con prudencia las decisiones de la política monetaria, reconoce el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, en un acto organizado por Deusto Business School y KPMG. Los riesgos son mayores y por tanto “las decisiones de política monetaria se adoptarán con mayor prudencia”. El BCE no acometerá su primera subida de tipos hasta después del verano en función de la evolución de la tasa de inflación y de la economía.

“El perfil de desaceleración es bastante evidente”, subraya De Guindos, aunque precisa que  las nuevas previsiones macroeconómicas del BCE, que se publicarán en marzo, “no serán muy diferentes de las publicadas por la Comisión Europea”, que rebajó seis décimasel crecimiento de la zona euro.

“Esperamos que la inflación subyacente se acelere a medio plazo a pesar de que la inflación general mantenga una tendencia a la baja en los próximos meses”, señala el exministro de Economía.

El vicepresidente del BCE resalta que la evolución económica permite tener confianza en que se acabará teniendo convergencia con el objetivo de inflación.

La incertidumbre política “es el factor con mayor impacto”, señala De Guindos, que cita el ‘Brexit’ y qué tipo de ‘Brexit’ va a producirse finalmente, ya que una retirada sin acuerdo del Reino Unido “sería una muy mala noticia”. Un ‘Brexit’ pactado “no tendría un impacto demasiado grande”, mientras que “el gran problema sería un ‘Brexit’ desordenado”, y su repercusión sobre la confianza en un momento de desaceleración económica. “El impacto sería muy negativo sobre la economía de Reino Unido, la segunda mayor europea, y eso afectaría a toda la economía de la UE”, advierte De Guindos.

También están los resultados de las elecciones europeas. “El principal riesgo es que las políticas iliberales o antiliberales tengan más fuerza”, señala el vicepresidente del BCE, que considera que la mejor manera de combatir los populismos y nacionalismos es a través de una mayor integración económica y política en Europa.

España debe mantener sus rasgos diferenciadores

De Guindos pide que España mantenga los rasgos diferenciadores que han permitido que su economía crezca por encima de la media del conjunto de la zona euro, a pesar del momento generalizado de desaceleración económica, como son la competitividad ganada en los últimos años y el saneamiento del sistema financiero.

“La economía española se esta comportando diferencialmente mejor que la de la eurozona, eso es una realidad”, gracias a la competitividad ganada en los últimos años , donde se ha producido un cambio estructural, y el saneamiento del sector financiero permite dar más crédito a las familias y a las empresas.

“Eso hace que España pueda hacerlo diferencialmente mejor que la media a pesar del ciclo económico global”, señala el vicepresidente del BCE. El gran desafío que España tiene por delante sigue siendo la elevada tasa de paro, “principal fuente de desigualdades del país”, así como el elevado ratio de deuda pública y una posición inversora neta que hace sensible a la economía a potenciales cambios en los tipos de interés.

“Competitividad y un sistema financiero saneado son dos elementos diferenciales muy importantes que espero que se sigan manteniéndose en el futuro, porque son los que permiten mantener el buen tono de crecimiento”, ha apuntado Guindos.

“Rapidez” en el espionaje del BBVA

El vicepresidente del BCE reclama al BBVA “rapidez” en la investigación interna para aclarar el papel desempeñado por el excomisario José Manuel Villarejo y su con el banco y su expresidente, Francisco González. “La reputación es el principal activo de una entidad de crédito. Sin reputación es difícil que el resto funcione”, argumenta. “Los propios gestores de BBVA son los principales interesados en clarificar este asunto”, subraya

El BCE permanece a la espera de conocer los resultados de la investigación interna encargada por el BBVA. A partir de ahí, el supervisor valorará las conclusiones de ésta.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…