El Clásico, un fenómeno global que revoluciona las redes sociales

26/02/2019

CaixaBank. España ya no ocupa el trono de país más forofo del Madrid-Barcelona, por lo menos en redes sociales, y tiene que compartir el puesto con EEUU, destaca el blog del banco de La Caixa.

En el mundo existen pocos acontecimientos deportivos que generen tanto interés como un Clásico. El choque futbolístico por antonomasia provoca tal impacto social a su alrededor que es muy difícil no sumarse a las conversaciones que preceden a uno de estos grandes encuentros entre el Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona. Es normal, porque muchos de los momentos que más se disfrutan se dan antes o después del propio partido: es en esa charla de bar o a la entrada del trabajo cuando afloran las conversaciones sobre cada detalle de lo que está por pasar o de lo ya vivido.

Hasta hace unos pocos años ese debate se quedaba esparcido en la barra de bar junto a las cañas, o al lado de la máquina de café de la oficina. Pero las redes sociales han cambiado la forma en la que disfrutamos de eventos deportivos como el Clásico, que ya se siguen tan intensamente dentro del estadio como fuera de él. Los datos nos lo demuestran.

La nueva grada está en las redes sociales

¿Quién no ha tuiteado su opinión sobre esa falta que no lo era? ¿Quién no ha generado un intenso debate en su muro de Facebook? ¿Quién no se ha podido resistir a hacerse un selfie mostrando su suerte al asistir en directo al choque? El fútbol y las redes sociales hacen tan buena pareja como en su día lo hicieron Butragueño y Hugo Sánchez – o Romario y Stoichkov-. Y los clubes lo han entendido perfectamente; de hecho, tanto Barcelona como Real Madrid dedican hoy buena parte de sus esfuerzos en comunicación a nutrir sus redes sociales. Últimas noticias, datos históricos, momentos destacados, anécdotas… Ser un incondicional de un club pasa también por seguirle en todos los perfiles digitales. La recompensa es un impacto mundial de la actividad del equipo que, en el día del Clásico, se convierte en una auténtica locura que rompe cifras record.

Pongamos algunos números sobre el césped. La última vez que Real Madrid y Barcelona se cruzaron en un torneo de ida y vuelta fue en la Supercopa de España de 2017, concretamente el 13 y el 16 de agosto. Tanto en los días precedentes como en los posteriores a los partidos, la actividad de ambos clubes en redes sociales – y, por tanto, de sus aficionados-, creció enormemente. Según datos oficiales del Real Madrid, los vídeos compartidos a través de sus redes sociales alcanzaron un pico de más de 100 millones de reproducciones en un periodo de 10 días. En contexto, la Super Bowl de este año – el acontecimiento deportivo más seguido del mundo- se quedó en 98.000.000 millones de espectadores. Vale que hablamos de una sola jornada y de una plataforma, la televisión, completamente diferente. Pero aún así, la comparación nos ayuda a entender la relevancia que las redes, el fútbol y en este caso, el Real Madrid, han conseguido a nivel mundial.

El estadio global

El Clásico ha trascendido ya las fronteras de España para convertirse en un partido de interés internacional. Así se explica que durante el choque de ida de la mencionada Supercopa de España de 2017, los blancos consiguieran en sus redes 32 millones de reproducciones de sus vídeos y 10 millones de interacciones en todo el mundo.

Es precisamente el capítulo de interacciones uno de los grandes éxitos de las redes sociales, que han conseguido crear gigantescas corrientes de opinión y debates que, seamos aficionados o no, posiblemente terminaremos viendo cuando nos conectemos a nuestro perfil. Es difícil escapar a una oleada de 58 millones de interacciones con los diferentes canales durante el citado periodo de 10 días, entre comentarios, compartidos, likes y reacciones al contenido.

Además, se da la paradoja de que España ya no ocupa el trono de país más forofo del Clásico – por lo menos en redes sociales-, un puesto que comparte con Estados Unidos, ya que ambos países supusieron el 15% – de media- de las reproducciones de los vídeos compartidos por el Madrid.

La gran población hispana – que se acerca a los 60 millones de personas– y el creciente interés por el fútbol– lo que ellos llaman soccer- hace que cada vez se sigan más de cerca las competiciones europeas y los grandes clubes.

Otro de los países que también están muy pendientes de los Clásicos es México, con el 14% de reproducciones, lo que lo convierte en el líder de los países completamente hispanohablantes en cuanto a seguimiento de estos partidos; desde luego, en la lista no pueden faltar Colombia o Peru, pero también se suman Brasil y Francia o los países árabes que más tradición futbolera tienen, como Marruecos o Argelia.

Que el fútbol es ya un fenómeno que no conoce de fronteras o culturas lo demuestra India, un país donde el deporte rey es cada vez más seguido y donde el Clásico supone uno de los eventos más seguidos en rede sociales.  El país asiático generó en la Supercopa de 2017 una media del 7% de las reproducciones de los vídeos publicados por el Real Madrid. Un porcentaje grandísimo que hace unos años hubiera sido impensable.

#HalaMadrid y #ViscaBarça

En la actualidad es muy fácil seguir todos los enfoques de un partido desde la comodidad de casa y a través de redes sociales. Los memes, tuits, mensajes de profesionales y protagonistas y los hashtags hacen que vivir un acontecimiento como el Clásico pase, también, por conectarse a las redes.

Así que, aunque es imposible predecir quién ganará el siguiente clásico, lo que es seguro es que la próxima victoria sobre el eterno rival ya no se celebrará solo en Canaletas o Cibeles, también en los Trending Topics de Twitter y en los perfiles de Facebook e Instagram de millones de aficionados.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.