La escultura y la pintura acaparan ARCOmadrid y el coleccionista latinoamericano gana presencia

26/02/2019

diarioabierto.es. La feria de arte contemporáneo ARCOmadrid abre sus puertas el 27 de febrero en una edición en la que el coleccionista latinoamericano gana peso y en la que Perú es el protagonista como país invitado.

La feria de arte contemporáneo ARCOmadrid abre sus puertas este miércoles 27 de febrero con el acento puesto en la escultura y la pintura en una edición en la que el coleccionista latinoamericano gana peso y en la que Perú es el protagonista como país invitado.

Los pabellones 7 y 9 de Ifema acogen una edición con claro predominio de la escultura, tal y como muestran las propuestas de las galerías más veteranas, como Elba Benítez, con una obra de Cristina Iglesias de 200.000 euros realizada para ARCOmadrid, la pieza de Dan Graham de 200.000 euros de la Galería Cayón o el ‘Ninot’ del Rey Felipe VI realizado por Santiago Sierra en colaboración con Eugenio Merino, que también se vende por 200.000 euros en la galería italiana Prometeo y que además incluye el compromiso de venta de arder en un año.

La galería Helga de Alvear, que el año pasado albergó la polémica obra de Sierra ‘Presos políticos’, este año ha dado casi todo su protagonismo a la obra del artista y cineasta alemán Julian Rosenfeldt, del que se pueden ver una serie de fotografías de su proyecto audiovisual ‘Manifesto’, de 16.000 euros, en las que la actriz Cate Blanchett recrea varios personajes diferentes, o una pieza audiovisual de 80.000 euros de gansters en las que un juego de maletas lleva al espectador a preguntarse dónde está, tal y como ha señalado a Europa Press el propio artista. A ello se suma una pieza de la escultora Ángela de la Cruz, Premio Nacional de Artes Plásticas 2017.

Íñigo Navarro, de la galería Leandro Navarro, ha resaltado esa presencia mayoritaria de escultura en esta edición, algo que le «encanta». En su caso, una pieza de Calder y otra de Baltasar Lobo se suman al cupo escultórico, si bien como es habitual esta galería continúa apostando por la presencia de ‘grandes nombres’ del arte.

Desde un Kandinsky valorado en 1,8 millones de euros hasta una ‘Cabeza’ de Picasso en lápiz y cartulina recortada que alcanzaría la cifra de 500.000 euros. «Estos grandes maestros han abierto la puerta a lo que se puede ver ahora. Sin duda, son obras que enriquecen la feria «, ha defendido Navarro.

También desde la galería de Guillermo de Osma se apuesta por la escultura, con una ‘Caja metafísica’ de Oteiza valorada en 160.000 euros o un ‘Hierro’ de Chillida de 550.000 euros. Pero tampoco deja de lado la pintura, con una obra de Millares, ‘Cuadro 1,2, 3’, con un precio estimado en 900.000 euros.

Precisamente, uno de las pinturas más llamativas se aloja en la galería Horrach Moya, donde cuelga una doble réplica de Girbent del cuadro de Velázquez ‘ El príncipe Baltasar Carlos a caballo’. «No se trata de un mero copista, porque hay dos cuadros, sino que se trata de una obra que demuestra la imposibilidad de repetir algo original», apuntan desde la galería.

Un plano del Valle de los Caídos

En la galería ADN se recuerda que en su política está la de «premiar el contenido antes que la forma». Por ello, en esta edición, además de la habitual presencia de Eugenio Merino –con una enciclopedia triturada para «hablar de la destrucción de la memoria y el conocimiento»–, se suman otras piezas ‘políticas’.

Así, el artista Domènec presenta planos arquitectónicos de obras construidas con manos de personas encarceladas en ese momento, tales como El Valle de los Caídos o la cárcel de Carabanchel –a un precio de 1.200 euros cada plano–.

Ignacio Múgica, de la galería CarrerasMugica, también apuesta por la escultura, en línea con la tradición vasca heredada de Chillida y Oteiza, con una obra de 18.000 de Sergio Prego, el artista que protagonizará junto a Itziar Okariz el pabellón de España de la próxima Bienal de Venecia. Además, una de las obras más caras de su stand es el dibujo ‘Federal plaza 1’, valorado en 700.000 euros, que el artista Richard Serra realizó a partir de la escultura de grandes dimensiones que fue eliminada de una plaza neoyorquina, a partir de la cual se desarrolló una ley para proteger la obra artística.

«El coleccionista español está triste»

Según ha señalado el galerista en declaraciones a Europa Press, en la edición de ARCOmadrid que arranca este miércoles destaca la presencia del coleccionista latinoamericano, que sobresale frente al coleccionista nacional, puesto que es «más abierto» y «se deja llevar por sus sensaciones». En cambio, el coleccionista español está «muy triste» y aunque hay «pequeñas iniciativas» los avances son «tímidos» y se limitan a instituciones públicas o bancos. En líneas generales, se sienten «ilusionados» aunque con «expectativas moderadas».

Por su parte, la galerista Elba Benítez ha destacado que desde hace unos meses en Madrid se nota «mejor ambiente», lo que «unido a los visitantes VIP» cree que va a convertir esta edición en «la mejor de los últimos años». «Hemos salido de la recesión», ha destacado a Europa Press, al tiempo que ha indicado que el coleccionista en España, entendido como el que apoya al artista y tiene una identidad, «no existe salvo raras excepciones», entre las que cita a Helga de Alvear. «El gran coleccionista no se retira nunca», ha zanjado.

Su galería, además de la escultura de Cristina Iglesias, también exhibe una obra de Guillermo Kuitca, en la que muestra un plano del Teatro Real, en su línea de obras de mapas que no llevan a ninguna parte realizados «para perderse», y que cuesta 60.000 euros.

La «losa» del IVA

El IVA del 21 por ciento que aún soportan las galerías de arte en sus transacciones es, en palabras de Clemente Cayón, una «losa» que «no ayuda para nada», especialmente cuando los «países vecinos tienen un impuesto a la mitad», lo que tiene como consecuencia el «veto del mercado español», por lo que pide un «IVA unificado» en la Unión Europea.

En esta misma línea, Ignacio Múgica ha destacado que tanto el IVA como la ley de mecenazgo son las dos asignaturas pendientes del sector. «Para generar un mercado importante de arte necesitas un mercado sólido que lo dan la empresas. En España no hay un mercado sólido porque no hay beneficios fiscales», ha señalado Múgica, que aboga por armonizar los tipos impositivos.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.