¿Qué sistema electoral permite garantizar un escaño?

12/03/2019

Hernando F. Calleja.

Una pregunta, merece una respuesta inmediata. Ninguno que sea plenamente democrático. Desde que me declaré Robinson electoral hace unas semanas en estas acogedoras páginas, me han caído encima críticas de todas clases y, por qué no decirlo, algún elogio. Menos mal que la torpeza de los políticos en curso me proporciona cada día una batería de argumentos a favor de mi categórico rechazo al sistema electoral español. El arsenal argumental se llena a diario gracias a los beneficiarios del sistema, es decir, los que menos crédito merecen.

Ahora que los partidos afrontan los procesos de elaboración de las listas por sistema digital, o sea, a dedo, o por sistema de elecciones primarias (lo de primarias debe ser por lo rústico de sus métodos) se proclama sin vergüenza y sin el menor escrúpulo democrático y por todos los partidos que, a fulano o a mengana (fíjense que sería lapidado, con razón, si dijera a fulana y a mengano) la dirección le ha ofrecido un puesto en las listas de los que salen seguros, entre los primeros de una lista cerrada y bloqueada.

Si las listas fueran abiertas y no estuvieran bloqueadas, dicho en plata, si los electores tuvieran plena libertad de elección de sus representantes, ofrecer puestos de salida seguros a los que más se han destacado en el servicio al mandatario, estaría proscrito, sería la presunción de un delito electoral, pero aquí eso del fraude electoral, si no afecta a los dineros, tiene poca o ninguna importancia.

¿Qué pasaría con miembros del Gobierno que han obtenido las peores notas en los dos trimestres mal contados que han estado en el ejercicio de sus funciones, Ábalos, Conde, Duque…, por orden alfabético, si el jefe no les garantizara la elección con un puesto seguro? Y con los procesados del proceso, que con tanto empeño persiguen un acta, ¿los elegiría alguien por sí mismos, sin un lugar preferente en la lista cerrada? ¿Qué pasaría si Girauta, un suponer, no aterrizara en Toledo provisto de un número uno de salida garantizada, según las encuestas de su partido?

Porque esa es otra, se garantizan escaños en las Cámaras a partir de unas encuestas de cuya fiabilidad no es cinismo desconfiar. Aquí hemos visto pasar grupos de 168 diputados a 12 en la legislatura siguiente y, en sentido contrario, de 121 a 202 y de 23 a 106. En aquellos tiempos no sé quién se atrevería, con encuestas en mano, a ofrecer puestos de elección segura. Y me parece que en la situación de fluidez actual, tampoco podría nadie garantizar nada. Y sin embargo, siguen haciéndolo, aunque eso sea una alevosa mutilación de nuestra capacidad de elegir.

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.