Genios y vándalos

15/03/2019

Luis Picabia. La Caja “All the Young Droogs” recoge, en tres cds, 60 canciones gamberras y vaticinadoras del punk.

“Orgasmos” (“Rock Off”), subtítulo del primer cd con grupos como Iggy& The Stooges, Hustler y Taste

Jugando con el título de la canción que David Bowie regaló a Mott The Hoople para que no se retiraran por falta de éxito, la famosa “All The Young Dudes”, se edita una monumental caja con 60 pildorazos juveniles y traviesos de pop, glam rock y pre punk, titulada “All The Young Droogs. 60 Juvenile Delinquent Wrecks”.

En su primera rodaja, subtitulada “Rock Off” (también en recuerdo de otra canción icónica, la de los Stones) combina con acierto temas de grupos famosos como Iggy & The Stooges; Taste (no confundir con la primera banda del gran guitarrista irlandés Rory Gallagher, de la que le separa una década);  Hustler o Arts con una inmensa mayoría de artistas que solo grabaron singles o eps entre finales de los sesenta y principios de los setenta.

“Pendencieros y escandalosos” (“Tubthumpers & Hellraisers”), segundo cd con Mott The Hoople, Harpo y The Jets

En el segundo cd, bajo el título Tubhumpers & Hellraisers, se baja el tono de fiereza y vértigo del primer disco y se camina por veredas de glam rock y pub pop. Ahí están como bandas más relevantes Mott The Hoople y su electrizante y sensitiva  “Whizz Kid”; The Jets  y su “glitteriano” “Yeah” y Harpo con su canción “My Teenage Queen” uno de los grandes momentos glam rock de una caja en la que hay muchos.

“Elegancia y Decadencia”, (Elegance & Decadence”), subtítulo del tercero con Metro y Be-Bop Deluxe, entre otros.

La tercera parte se denomina “Elegance & Decadence” y hay mucho de ambas. Por ejemplo, con John Henry y su “I Won´t Dance”, donde mezcla rasgos de The Kinks con guiños a Bryan Ferry;  con el grupo Metro y esa virguería cargada de sensualidad llamada “Criminal World”; Rococo y su depravada electrónica en “Ultrastar” y la arrogante “Night Creatures” de unos Be-Bop Deluxe en los que Bill Nelson ya demuestra el poder de una guitarra que luego se haría famosa durante décadas.

Estamos ante una caja que sirve para mostrar que casi nada surge por generación espontánea y que el gamberrismo punk empezó a gestarse en los primeros años 70, en bandas como las incluidas en esta magistral obra que rescata joyas hasta ahora inalcanzables. Joyas trabajadas por genios y vándalos.

Sello: RPM. Precio: 24. Influencias: David Bowie, Lou Reed, Roxy Music

 

 

 

 

 

¿Te ha parecido interesante?

(+11 puntos, 11 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.