¿El principio del fin o el comienzo de lo peor?

18/07/2011

Miguel Larrañaga. 18-07-2011

Hemos asistido a una sesión horrible, auténticamente nefasta, pero organizada. El mercado ha caído con fuerza pero salvo en los primeros momentos de la apertura no ha habido sensación de pánico y los gráficos muestran dientes de sierra, característicos de mercados «vivos» y no una continua línea descendente como es el caso de los días realmente malos.

¿Qué quiere decir esto? Pues las posibles respuestas son varias y no todas ellas demasiado buenas, así que vayamos con ellas desde la mejor a la peor.

Puede que estemos ante el principio del fin. Hoy podría definirse como «capitulación», un fenómeno que suele durar más de un día pero cuando se da una unanimidad de este estilo, con prácticamente todos los valores a la baja en todos los índices, puede significar el comienzo de una reacción. Los valores exploran sus suelos y rebotan desde ahí.

Lo hemos visto muchas veces y el escenario es propicio. El jueves arreglamos definitivamente lo de Grecia pero mientras llega ese día aprovechamos para hacer «rebajas» al rebufo de los constantes  desaires de Ángela Merkel al resto de sus socios. Parece que quiere tener a todo el sur de Europa arrodillado a sus pies y que no va a parar hasta conseguirlo.

Otro rebufo a coger para las rebajas es el del techo de deuda americana, que es otra cuestión que se eterniza con los políticos jugando batallas casi personales. Recuerden que aposté porque tirarían de la cuerda todo lo que pudieran y parece que lo están haciendo, pero no pueden seguir tirando eternamente y no creo que el acuerdo vaya mucho más allá de esta semana.

O sea, motivos para la caída hay por donde quieran cogerse mientras que para la reacción no hay ninguno, sólo esperanzas de que pasen cosas que deberían pasar. Y ahí viene la parte mala del vaticinio: como no pasen nos vamos al carajo. Y cuando digo al carajo digo mucho más abajo que en junio del año pasado.

Si no estamos en el comienzo del fin estaríamos ante el inicio de lo peor, porque no creo que el mercado pueda mantenerse impasible, amorfo y con encefalograma plano en un lateral estrecho tal y como están las cosas. Si no se arreglan las cosas, caerá y si se arreglan subirá. El asunto es lo suficientemente grave como para que no haya dudas, sino reacción inmediata.

Yo, particularmente, sigo siendo optimista porque soy un optimista patológico y durante esta semana puede ser un buen momento para hacer acopio de algunas acciones que resulten interesantes. La opinión contraria es siempre una baza a jugar con naturalidad y aceptando de antemano, eso sí, que la apisonadora puede pasarte por encima.

En fin, que los mercados se han  teñido de rojo y nada parece indicar que mañana vaya a ser mejor. Las pruebas de estrés a la banca no han servido absolutamente para nada, pero nadie pensaba que fueran a servir para algo con la que está cayendo.

Al cierre, unanimidad y hoy les voy a poner más índices de los habituales porque la ocasión lo merece: El Dax cayó un 1,55%, el FTSE un 1,32%, el CAC un 2,04% y el Ibex un 1,44%.

No estuvo mal el selectivo e intentó en solitario la reacción (otro dato que apuntaría hacia una reacción dada la habitual condición de lazarillo del Ibex), aunque no se sabe si porque tenía fuerzas o porque es el más amnipulable de los índices europeos.

En otros mercados las cosas no fueron mejor. Italia cayó un tremendo 3,06%. Portugal un 2,55%, Suecia un 2,18%, Bélgica un 2,17%. Sólo se salvó la bolsa islandesa, que subió un 0,06% pero no creo que sea la referencia que estamos buscando

¿Te ha parecido interesante?

(+1 puntos, 1 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.