Ciudadanos, ¿un ‘no’ con freno y marcha atrás?

11/04/2019

José María Triper.

Decía el gran cínico que fue Enrique Tierno Galván que las promesas electorales se hacen para no cumplirlas. Y esta máxima, tantas veces refrendada por los hechos, puede repetirse ahora con ese “no” rotundo de Albert Rivera a cualquier pacto postelectoral con Pedro Sánchez y el sanchismo.

Miembros de la formación naranja confirman que ese renovado “no es no” puede convertirse en un “tal vez” o un “si con condiciones”, siempre que la suma del tripartito que gobierna en Andalucía no consiga la mayoría suficiente para formar gobierno en España tras las generales del 28-A. Repetir el tripartito andaluz “sigue siendo la primera opción” pero si eso no es posible y Ciudadanos suma con el PSOE “nada es descartable”, especialmente si nos atenemos a los resultados de la macroencuesta del CIS que hemos conocido esta semana.

La justificación para el freno y marcha atrás es tan simple como defendible: “rectificamos para no entregar el Gobierno de España a Podemos, a Torra y a los independentistas”. Y reconocen, incluso, que existen ya conversaciones de aproximación entre dirigentes de la formación naranja y del PSOE. Un movimiento que por parte de Ciudadanos tiene nombre propio: Luis Garicano, responsable de economía y empleo del partido quien en las últimas semanas no oculta a sus más próximos sus diferencias con Rivera.

Un disentimiento que va más allá una política de alianzas, para entrar en la confrontación de ideologías entre el liberalismo del líder y candidato a la Presidencia y la socialdemocracia de Garicano.  En este contexto, es conocida la animadversión personal entre Rivera y Sánchez que hace impensable la repetición de la foto de 2016, pero si el obstáculo es Rivera son muchos y con mando en C’s los que no descartan la retirada forzosa del hasta hoy número uno.

Mientras,  por parte del PSOE también son muchos los que apuestan por los naranjas como socios preferentes. El propio primer fontanero de Ferraz, el ministro José Luis Ábalos ya lo ha dicho. Aunque existe un desacuerdo fundamental entre ambas partes. Mientras el PSOE sólo aspira a conseguir el “si” de Ciudadanos para la investidura de Sánchez y gobernar en solitario, el partido de Rivera sólo apoyaría la investidura si entra en el futuro Ejecutivo.

Las espadas, de momento, están en alto y todas las opciones abiertas, y lo único que hoy puede darse por seguro es que Ciudadanos, si tiene la llave del Gobierno, con unos o con otros, no va anunciar su decisión hasta después de las elecciones locales y autonómicas de mayo para evitar deserción de votos y no cerrar puertas a ningún pacto que les permita rascar poder en las comunidades y los ayuntamientos. García Page y Lambán ya les han guiñado el ojo.

 

¿Te ha parecido interesante?

(+4 puntos, 4 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.