El Santander descarta un acuerdo con Orcel

12/04/2019

Miguel Ángel Valero. El presidente de la comisión de nombramientos, Bruce Carnegie-Brown, explica en la junta que cuando se decidió la incorporación en septiembre de 2018 "no se podía conocer el importe del bonus, y se hizo una estimación por asesoramiento y experiencia que se esperaba poder rebajar por la relación con UBS, y porque Banco Santander ha sido cliente durante años".

Sobre el fichaje frustrado del italiano Andrea Orcel como consejero delegado, que hubiera sido el primero extranjero en toda la centenaria historia del Banco Santander, Ana Botín insiste en que “el consejo de administración consideró que sería inaceptable para un banco comercial como Santander” el pago de un bonus cercano a los 55 millones de euros.

El presidente de la comisión de nombramientos, Bruce Carnegie-Brown, explica en la junta que cuando se decidió la incorporación en septiembre de 2018 “no se podía conocer el importe del bonus, y se hizo una estimación por asesoramiento y experiencia que se esperaba poder rebajar por la relación con UBS, y porque Banco Santander ha sido cliente durante años”.

Cranegie-Brown admite ante los accionistas que pensaba que el fichaje de  Orcel como consejero delegado del grupo le saldría más barato, especialmente porque la entidad ha sido durante muchos años un cliente importante de UBS.

El Banco Santander había acordado la retribución anual que cobraría el hasta entonces banquero de inversión cuando se incorporara al grupo presidido por Ana Botín, sin embargo, en ese momento era imposible determinar el coste que tendría para la entidad pagar el bonus acumulado por sus responsabilidades en UBS.

Por eso, según Carnegie-Brown, se procedió al nombramiento de Orcel en base a una estimación razonada del coste, de acuerdo con el asesoramiento que recibió, los precedentes y las expectativas de que podría revisarse a la baja esas retribuciones diferidas, que rondaban los 55 millones de euros.

Además, el Santander esperaba que esa cantidad se redujera teniendo en cuenta muy especialmente que durante muchos años había sido un cliente importante para UBS.

Anteriormente, durante su discurso la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ya había explicado que en enero de 2019 el consejo de Banco Santander decidió no fichar a Orcel como consejero delegado del grupo al considerar “inaceptable” el coste que habría supuesto contratarle.

En las respuestas a intervenciones de accionistas, Ana Botín destaca que a los inversores institucionales del grupo no les inquieta este asunto, ya que en las dos reuniones que ha mantenido con ellos desde la renuncia a su contratación como consejero delegado no hubo ninguna pregunta por esta cuestión y “reafirmaron su confianza en el equipo del banco”.

El banco no contempla llegar a un acuerdo con Andrea Orcel, que reclama una indemnización y que ha contratado para ello al bufete De Carlos Remón. La entidad creía que podía llegar a un acuerdo con UBS para compartir el coste del bonus de más de 50 millones de euros que le correspondía a Orcel tras su salida del grupo suizo. Pero UBS se negó a compartir el coste, según la versión facilitada por el Santander.

“Era inaceptable hacer frente al coste que habría supuesto contratar a una persona, aún del nivel del señor Orcel”, zanja Ana Botín.

No obstante, el asunto Orcel ‘castigó’ la reelección del presidente de la comisión de nombramentos como consejeros. Fue aprobado con el 84,35% de los votos a favor, el 15,56% en contra, porcentaje muy poco habitual en una junta general de accionistas, y el 7,44% de abstenciones.

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 3 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.