Conoce la última apertura gastro que merece mucho la pena

17/04/2019

Carmela Díaz.

El nuevo restaurante Quinqué acaba de llegar al barrio de Chamartín. Es una casa de comidas con una relación calidad precio estupenda. Dos jóvenes y talentosos chefs –Carlos Griffo y Miguel García– con una trayectoria profesional muy respetada en el circuito gastronómico, elaboran una buena cocina tradicional y de mercado para todos los bolsillos.

El local es coqueto, luminoso, con grandes ventanales y ofrece dos espacios diferentes: una zona de barra y mesas informales, y una sala de comedor que destaca por un ambiente acogedor. ¿Su seña de identidad? Los quinqués de aceite que presiden cada mesa haciendo honor al nombre del local.

Los dos propietarios poseen un currículum excelente a pesar de su juventud. En el caso de Carlos Griffo se ha formado en Quique Dacosta durante los años en los que conquistó tres estrellas Michelín. Casa Marcial, Streetxo de Daviz Muñoz, La Bien Aparecida y Bibo Madrid de Dani García, -donde llegó a ser jefe de cocina-, completan su currículum. La trayectoria de Miguel García discurre casi paralela a la de Carlos: ha pasado por Casa Marcial, La Bien Aparecida y fue segundo de cocina en Bibo Madrid trabajando mano a mano con Carlos; ese fue el lugar en el que ambos dieron forma a la idea de abrir su propio local.

La carta de Quinqué se basa en la estacionalidad del mejor producto, lo que los lleva a cambiar la mayoría de sus platos cada mes en función de la temporada y a ofrecer numerosas sugerencias fuera de carta. Las croquetas de jamón son imprescindibles. En temporada, los mejillones en escabeche casero son otro de los entrantes favoritos y una jugosísima tortilla de merluza puede ser una excelente opción para compartir. También se atreven con los platos de cuchara que elaboran en cocciones lentas para conseguir, por ejemplo, unas riquísimas verdinas asturianas con berberechos, las pochas con cocochas de merluza, la clásica fabada asturiana o el pisto con huevo de corral. Entre el pescado fresco del día destaca un soberbio rodaballo salvaje a la brasa, el lenguado, la merluza de pincho en salsa verde o la pata de pulpo a la brasa con patata revolcona. En temporada, los erizos con holandesa de palo cortado son obligados.

En el capítulo de carnes merece la pena probar el chuletón de vaca acompañado de piquillos confitados, lechuga y patatas, sin olvidar el guiso de rabo de toro a la manera tradicional, una gran perdiz autóctona escabechada en casa, la presa ibérica a la brasa con berenjenas asadas y vinagreta de miel (¡buenísimas!) o una hamburguesa de chuletón para los amantes de la carne. Entre los postres hay que decantarse por el arroz con leche con azúcar quemado o la cremosa tarta de queso.

En Quinqué ofrecen también desayunos desde primera hora y la gran mayoría de los platos se ofrecen en medias raciones. También se puede elaborar un menú especial y personalizado dedicado a degustar varios platos de la carta. El ticket medio por comensal suele rondar los 25-30 euros. La carta de vinos es corta pero incluye las principales referencias españolas.

 

¿Te ha parecido interesante?

(+17 puntos, 17 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.