Flamígeras reediciones

19/04/2019

Luis Picabia. Los discos más bestias de Flamin Groovies ven de nuevo la luz, rebosantes de atractivos y tratando de hacer justicia a uno de los mejores grupos de la historia.

“Supersnazz” (1969)

Flamin´Groovies fueron unos adelantados. Y para eso tuvieron que jugar a la contra. En San Francisco, donde nacen como banda a mediados de los sesenta, pasan de lo que entonces se llevaba, que era el hipismo y la psicodelia y se arriesgan a hacer puro y duro rock and roll mezclado con blues incendiario. De eso es de lo que va “Supersnazz”, el  bautismo de fuego en su carrera discográfica, y sus flamígeros conciertos.

Además, es tanto el amor que sienten por los Stones y Los Beatles que, en este primer álbum,  siguen sus enseñanzas y graban, junto a temas propios como “A Part From That”, “Laurie Did It” y “Bam Balam”, versiones de “rockanroleros” de pro como Little Richard o Eddie Cochran.

“Flamingo” (1970)

Algo decepcionados de que el blues rock que interpretan en su debut no termine de alcanzar el éxito, dejan la compañía discográfica y, tras fichar por Kama Sutra, graban “Flamingo”. Innovan en sonido y en composiciones acerca del rockabilly,  del blues y del country rock como en “Childhood´s End”, “She´s Falling Apart”  o Headin´for the Texas Border”

Pero también hacen guiños al garaje rock y, puede decirse bien alto, al proto punk, pues en este disco aparecen muchas de las semillas que darían, lugar seis años después, al punk. Óiganse, por ejemplo, “Keep A Knockin´”, “Second Cousin” o “Road House”, una pieza de adoración en el altar donde oraban Damned, Sex Pistols y Ramones.

“Tennage Head” (1971)

Ciryl Jordan va imponiendo un poco más sus tesis a favor del beat y de la british invasión y hace que este tercer álbum contenga atisbos de lo que luego serán los Groovies en su cuarto disco, ya sin la presencia de Ron Loney. Pero antes de ese misil llamado “Skake Some Action” que demolió el pop de guitarras existente hasta entonces, apareció este “Tennage Head”.

“Teenage Head” vaticina el rollo power pop magistral que tomará el grupo. Contiene baladas vitaminadas como “City Lights” y “Whisky Woman” (igual soy un maledicente, pero me da en la nariz que Dylan la escuchó antes de componer “Llamando a las puertas del cielo”. Claro que los Groovies debieron oir antes “Cowgirl in The Sand” de Neil Young).

Hay también una versión magistral de “Have You Seen My Baby” de Randy Newman dándole un toque Stooges y el himno pop guitarrero por excelencia “Yesterday´s Numbers”.

Estamos, en suma, ante tres álbumes que son piezas esenciales de la historia del mejor engranaje del pop y el blues-rock. Tanto es así que cuando Jagger los escuchó exclamó: “estos tipos nos han ganado la batalla a la hora de reinterpretar el blues”. El ya les hizo justicia. Ahora nos toca a nosotros aprovechando esta caja que recoge, con atractivos añadidos, sus tres primeros discos.

 

Sello: Grapefruit. Precio: 18. Discografía esencial: “Shake Some Action”, “Now”, “Rock Juice”, “Fantastic  Plastic”. Influidos por: Stones, Byrds, Beatles, Kinks. Influyen en: Protones, Posies, Nick Lowe, Paul Collins, Fernweh.

¿Te ha parecido interesante?

(+9 puntos, 9 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.