La batalla de la secesión abre el frente de la economía

06/06/2019

José María Triper.

“Lo peor puede estar por llegar” .  Con esta profética expresión definía un destacado dirigente de la patronal catalana, Foment del Treball, la toma de la Cámara de Barcelona por la candidatura de los independentistas, para añadir que fracasada de momento la declaración política de independencia, la estrategia de los golpistas “es abrir el frente de la economía” Y este pesimista augurio se fundamenta no sólo en la capacidad de representación que el organismo les confiere sino, especialmente, en el poder económico y de gestión que asume ahora la nueva dirección cameral, apadrinada por la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC), en unos comicios en los que sólo ha participado un exiguo, 4,55 por ciento de un censo total de 423.000 posibles electores, que en su inmensa mayoría se quedaron en casa, bien por desidia o bien por miedo.

Miembros de la propia institución cameral catalana confirman que sólo en fondos y en competencias la toma de la Cámara por parte de la candidatura independentista Eines de País, deja en manos de la ANC más de 15 millones de euros de dinero en efectivo, un presupuesto de 20 millones de euros y el control del turismo, de las rutas aéreas y del Puerto de Barcelona, además de una presencia muy significativa en la Fira de Barcelona.

Todo esto en connivencia con la consellera de Empresa de la Generalitat, Ángels Chacón quien ya se ha apresurado a anunciar que cambiará el sistema de financiación de la Cámara para reducir al mínimo el número de escaños de pago, lo que significa la expulsión de la institución de la mayoría de empresas que han trasladado su sede social fuera de Cataluña con Caixabank y Banco de Sabadell a la cabeza.

Y esto es sólo el principio. Porque tanto ERC como los Junts per Catalunya de Puigdmont y Torras no ocultan que su gran objetivo ahora es dominar las instituciones empresariales catalanas para unir al poder político que ya detentan el poder económico y financiero que necesitan para consumar su estrategia golpista. Y todo ello con

“la pasividad y cobardía de una gran parte del empresariado catalán”  como apuntaba  el que fuera secretario general de Comisiones Obreras, José María Fidalgo en una conversación informal. Alusión clara y directa que nadie fue capaz de contestar ni rebatir.

 

¿Te ha parecido interesante?

(+3 puntos, 3 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.