CCOO exige el fin de la ‘tarifa plana’ tras la sentencia de Deliveroo

28/06/2019

Luis M. del Amo. El sindicato sostiene que la rebaja de cuotas estimula el uso de “falsos autónomos” por las plataformas.

El sindicato Comisiones Obreras (CCOO), tras celebrar la sentencia judicial, ha reclamado al Gobierno que ponga fin a la ‘tarifa plana’ de 50 euros de los autónomos con la Seguridad Social, y ataje de una vez el “fraude” de las plataformas digitales y su utilización de “falsos autónomos”.

CCOO exigía este viernes el fin de la tarifa reducida durante el primer año para los autónomos en sus pagos a la Seguridad Social tras conocer la sentencia, aún recurrible, del juzgado número 5 de lo social de Valencia, que, a instancias de la Tesorería de la Seguridad Social, obliga a Deliveroo a contratar bajo el régimen general a 97 ‘riders’ o repartidores de comida a domicilio en la capital valenciana.

Además, Deliveroo deberá abonar las cuotas correspondientes a cada trabajador por los meses en que estos debieran haber cotizado por el régimen general, cuya suma asciende a una cantidad superior a 160.000 euros, según Europa Press.

¿Cuáles son los medios de producción?

En su sentencia, la juez admite la dificultad de enjuiciar el caso en virtud de sus características asociadas al tipo de trabajo en plataformas. Sin embargo, en contra del criterio de la empresa, desmonta la idea de que los repartidores son dueños de los medios de producción con los que realizan el trabajo; es decir, su bicicleta y un teléfono móvil.

Por el contrario, la juez considera que el verdadero medio de producción que hace posible el negocio es la plataforma digital a través de la cual su propietario – Deliveroo y no los repartidores – casan oferta y demanda; esto es, restaurantes y consumidores finales.

“Los verdaderos medios de producción en esta actividad no son la bicicleta y el móvil que el repartidor o ‘rider’ usa, sino la plataforma digital de emparejamiento de oferta y demanda propiedad de la empresa, en la que deben darse de alta restaurantes, consumidores y repartidores o ‘riders’ y al margen de la cual no es factible la prestación del servicio”, dice textualmente la sentencia que cita Comisiones Obreras.

Los repartidores deben darse de alta en esta plataforma, instalando en su móvil la aplicación, y seguir las instrucciones de la empresa; un indicio claro de la condición de laboralidad, según detalla la juez.

Ejercicio del poder directivo

Deliveroo, como empleador, y no como cliente de los repartidores, según acredita la sentencia, ha ejercido como tal ofreciendo instrucciones a los repartidores de distintas maneras desde junio de 2016; ya sea a través de cursos de formación, ya sea con entrevistas, correos, rectificación de condiciones, llamadas al orden, convocatoria de reuniones e incluso ceses.

Una panoplia de actividades que integran “el ejercicio del poder directivo en el sentido más tradicional del concepto”, afirma la juez.

Además, la empresa, continúa la sentencia, es la única poseedora de la información necesaria para el manejo del sistema de negocio. Ella conoce los restaurantes adheridos, los pedidos, su ubicación y el desplazamiento que suponen. También asigna al repartidor que lo atenderá, en virtud de un sistema de geolocalización permanente mientras el repartidor está disponible para trabajar.

Escapar de la laboralidad

Para CCOO, la sentencia, la primera a instancias de la Tesorería de la Seguridad Social, quien actuó a su vez tras una actuación de la Inspección de Trabajo, deja “completamente desmontado” el enfoque “subjetivo e interesado” de Deliveroo a la que el sindicato acusa de pretender librarse de la obligación empresarial de adecuar los salarios a los mínimos fijados por la negociación colectiva o la ley – mediante el salario mínimo interprofesional (SMI) –, así como de distintos beneficios que obtienen los trabajadores englobados bajo el régimen general, como la protección contra los despidos ilícitos, entre otros.

Por este motivo, y tras instar a Deliveroo y otras plataformas como Glovo a “respetar la ley” y hacerse cargo de sus “responsabilidades sociales y laborales”, el sindicato exige al Gobierno – aún no constituido – a promover una legislación que regule la creciente “plataformización” de la economía, y en especial la utilización de “falsos autónomos” para realizar estos trabajos.

Poner fin a la tarifa plana

En particular, el sindicato carga contra la bonificación de las cotizaciones a la Seguridad Social, la llamada ‘tarifa plana’ que deja en 50 euros, frente a los casi 285 habituales, el pago de la cuota a la Seguridad Social el primer año, con distintas bonificaciones durante los dos siguientes, y que “únicamente ha favorecido la extensión del fraude laboral”, afirman.

“Exigimos al Gobierno que elimine la conocida como ‘tarifa plana’ de autónomos”, reitera, para recalcar el “fraude laboral” que las “plataformas digitales” utilizan al amparo de este beneficio que, además, financia el conjunto de la sociedad, aseveran.

“Creemos que el fenómeno de las plataformas digitales es complejo y diverso, pero también que debe ser convenientemente gobernado y regulado si queremos que no ponga en riesgo nuestro sistema de bienestar y de protección social”, concluyen.

Tus compañeros pasan a ser la competencia”

También los repartidores de Deliveroo que han logrado esta victoria judicial sobre la plataforma digital han celebrado la sentencia del juzgado de lo social número 5 de Valencia. Según eldiario.es, la plataforma Deliveroo establece mediante su aplicación un rankin de trabajadores, a fin de asignar los pedidos. “Con este rankin, tus compañeros pasan a ser la competencia”, afirma Carlos Iglesias, el portavoz de la asociación Riders por derechos que cita el diario valenciano.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.