Temor a fuertes salidas de fondos de eléctricas y gasistas por el cambio de remuneración

07/07/2019

Tania Juanes. Medios del sector alertan sobre el efecto en las inversiones y en los objetivos en el plan del clima.

Las últimas propuestas de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC) respecto a la retribución de las redes eléctricas y gasistas hasta 2026 están teniendo un efecto demoledor en el sector energético, más en las empresas con mayor presencia en la actividad de gas, como Enagás (-7,2% caída en Bolsa el viernes) y Naturgy (-3,7%), y también en REE (-3,7%). Pero no solo en el parqué, a la espera de las reacciones oficiales, medios consultados hablan de que no se podrán cumplir con una parte de las inversiones y, según Sedigás (patronal del sector gasista), tampoco serán posibles los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC).

Con el Ministerio de Transición Energética medio paralizado por la situación de provisionalidad del Gobierno, el organismo que preside José María Marín Quemada abre a consulta pública siete proyectos de circulares que incluyen un recorte del 7% de la retribución que reciben las empresas por la distribución de electricidad para 2020-2025. Y un 17,8% para la distribución de gas para el periodo 2021-2026. La de transporte de gas y regasificación, un 21,8% menos.

A juicio de la este organismo, que está haciendo uso de las prerrogativas con las que cuenta desde enero, el recorte en la retribución conllevará la reducción de los peajes y, por tanto, las tarifas que pagan los consumidores.

Todo parece encajar, pero los mercados bursátiles muestran que también se producen ‘damnificados’, mientras que los analistas prevén fuertes recortes en los resultados. Cambio de panorama. Las empresas eléctricas, con desplomes en estas dos últimas jornadas, se han comportado con un refugio de inversores que buscan una rentabilidad media en sectores con ingresos seguros, más en tiempos de tipos de interés bajos, y con significativa rentabilidad por dividendo.

Como consecuencia, tanto Enagás como REE y otras eléctricas -menos en Endesa por la fuerte presencia de Enel- son compañías cuyo accionariado está tomado por fondos y otras entidades de inversión colectiva. Inversores en general estables que mantienen vínculos con la dirección de las compañías para conocer los aspectos más relevantes del sector. En el caso de las empresas que gestionan las redes gasistas y el transporte eléctrico, los fondos controlan alrededor del 70% del capital.

Ahora medios bursátiles destacan que se producirán más movimientos de los registrados en estas dos últimas jornadas, que se traducirán en salidas de fondos, que, pese a las fuertes correcciones, están todavía en positivo por las revalorizaciones previas.

Las alarmas han saltado y las compañías reaccionan. Enagás ha señalado a la CNMV que estudiará el contenido de las propuesta y que hará uso de su derecho de formular alegaciones. En la misma línea se ha pronunciado Naturgy y REE.

Sabadell ha puesto en revisión a Enagás, el valor más afectado por el cambio. Los recortes se elevarían 223 millones de euros, con un descenso del 22% del Ebitda (resultado bruto de explotación). El impacto en la valoración, según Sabadell, sería del 18%. También los analistas de JPMorgan han señalado que las cifras fijadas para el gas son más elevadas de lo que preveían.

 

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.