El nuevo japonés que no te puedes perder

09/07/2019

Carmela Díaz.

Desde hace pocos meses en la capital contamos con otro japonés que merece la pena conocer. Buen producto, cocina de calidad y un entorno street art divertido y repleto de color. El restaurante se llama Kiboka y se encuentra ubicado en pleno barrio de Salamanca, en la calle General Pardiñas, 70.

La cocina japonesa es una de las más extendidas del mundo, sobre todo algunos de sus platos más populares, como el sushi. Pero pocos saben de la gran influencia de China en la gastronomía nipona: desde el uso de palillos y la salsa de soja, hasta el ramen o las gyozas. Por este motivo, Qifeng Lin (conocido como Dani, todo un personaje de referencia entre la gastronomía asiática de nuestro país), acaba de abrir este restaurante japonés con influencias de China, su país natal. Él es originario de Fujian, una provincia en la costa sureste de aquel país. Influenciado por los productos del mar, siempre tuvo gran habilidad cocinando pescados y mariscos. Desde hace quince años vive en España y ha trabajadoen restaurantes de distintas ciudades como Tenerife, Las Palmas, Santander, Bilbao o Barcelona. En 2012 abrió su primer restaurante, Casa Sushi, un concepto exitoso donde triunfa con su servicio a domicilio.

Ahora, en Kiboka, ha diseñado una amplia carta con platos populares del país nipón a las que aporta su propia interpretación. La carta incluye numerosas variedades de sushi, todas ellas bien ejecutadas: maki, uramaki, temaki, nigiri o el imprescindible gunkan que hacen riquísimo en este establecimiento. Arroz y noodles (ramen, yakisoba, etc.), carnes (solomillo, pollo, pato), gyozas (pide las que tienen un punto picante), pescados y mariscos (bogavante, gamba roja, navaja, langostino, etc.), tartares, sopas o ensaladas. Entre los platos más fusionados destaca matsu lubina cubierta de piñones -un plato curioso por el tratamiento que se da al pescado, pero que está muy rico- o el ushi arroz, servido en un tuétano, muy popular en China. Su carta de bebidas incluye varias referencias de sake.

El local es muy actual: en la decoración se buscó mezclar el aire industrial con un estilo antiguo que recuerda a las calles más bulliciosas de los países asiáticos. En la entrada se encuentran unas mesas bajas con forma de boca de riego y asientos que simulan ser bidones de gasolina. A la izquierda, unas mesas con sofá corrido y sillones tapizados en tonos empolvados aportan el punto elegante de Kiboka. Y en el centro del local, una amplia barra con el frontal simulando la chapa de un contenedor y que sirve de mesa alta donde poder comer o tomar algo. También es el lugar de trabajo para el sushiman.

La cocina está parcialmente a la vista del salón. Los viernes y sábados por la noche, el restaurante cuenta con servicio de aparcacoches. El resto de días de la semana los comensales tienen una hora de parking (situado en la calle General Díaz Porlier, 56). incluido en los almuerzos y hasta noventa minutos para las cenas.

¿Te ha parecido interesante?

(+17 puntos, 17 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.