La robótica potenciará el desarrollo profesional de las personas sustituidas por autómatas

16/07/2019

José Manuel Ruiz, CEO de Smarttek. La tecnología debe ejecutar al milímetro nuestras órdenes.

El cortacésped fabricado por Smarttek puede cortar hierba en pendientes de gran inclinación.

Al escuchar el término “robótica” nos vienen a la cabeza máquinas más o menos complejas y, a ser posible, con formas reconocibles de seres vivos, bien sean humanos, perros o gatos, u otros animales extintos, como los dinosaurios. Sin embargo, la robótica avanza imparable hacia una nueva dimensión, sobre todo en sectores como el de la logística, donde su presencia es hoy clave y donde, por supuesto, carecen de formas animales (tampoco racionales).

El lejano sueño de fabricar robots que facilitasen determinadas tareas engorrosas va cogiendo forma, tanto entre usuarios particulares como corporativos. Por supuesto, en determinados sectores, sus diseños con formas humanoides quedan 100% desterrados. El verdadero foco de atención se pone actualmente en lograr que los robots obedezcan instrucciones, lo que indirectamente ayudará al desarrollo profesional de las personas.

Como apuntaba al principio, el sector de la logística es uno de los grandes beneficiados de esta revolución: Amazon, Alibaba, grandes superficies… Todas estas organizaciones se benefician del uso de robots capaces de gestionar, de manera ordenada, eficaz y eficiente, miles de artículos; tareas éstas que anteriormente, efectuadas por humanos, llevarían mucho más tiempo, amén del margen de error que aplicaría la mano humana.

Por las redes sociales circulan varios vídeos donde decenas de robots se mueven de un lado a otro en una gran nave, de manera frenética, en un completo caos. Y lo hacen sin chocarse. Estos robots, liberados de sus cunas de carga, se desplazan por todo el espacio y se sitúan debajo de cada palet, trasladando las cargas de manera frenética. Sería motivo de una tesis intentar averiguar cuántas cajas quedarían derribadas por el suelo si fuesen trasladadas por personas, y no por robots.

Determinados desarrollos, como la inteligencia artificial, vienen a mejorar  aún más, si cabe, el resultado final de la robótica industrializada en el ámbito de la logística. Con ella, el resultado resulta impecable y queda patente una absoluta fluidez en el trasiego de miles de mercancías diarias, algo que efectuado sólo por la mano del hombre se antojaría casi imposible.

Limpiar con robots
La robótica ha coronado otras cimas en el ámbito empresarial, por ejemplo, para realizar tareas tan tediosas como el mantenimiento y limpieza de espacios abiertos al público; tareas que hoy son controladas por pequeñas máquinas autónomas que, de manera muy inteligente, saben cuándo deben iniciar y concluir su horario laboral. Y ello sin necesidad de pasar por el registro horario de los empleados. Bromas aparte, quiero destacar que son cada vez más las empresas que optan por incorporar a sus plantillas robots especializados en la limpieza de sus espacios, estén o no abiertos al público. Y no sólo me refiero a sectores —como la restauración y el hotelero— donde una correcta limpieza es sinónimo de atracción y fidelización de clientes. Centenares de empresas, de la más variada actividad, se lanzan también a integrar robótica avanzada para la gestión y realización de los servicios de limpieza y/o mantenimiento en sus instalaciones.

Hoy día, las empresas optan por optimizar la figura del jardinero, de los profesionales de la limpieza, también los especializados en cristales… Y donde antes había ocho, 10 o 12 trabajadores al cuidado y mantenimiento de unas instalaciones, ahora esos empleados pueden realizar otras tareas más especializadas y complejas, con más calidad y mayor seguridad, mientras los robots cumplen con el cometido impuesto por esos humanos.

Imagen: Pete Linforth (The Digital Artist, en pixabay.com).

¿Significa esto una merma cuantitativa y cualitativa de los recursos humanos, en tanto en cuanto se cambian personas por robots? No necesariamente, puesto que seguirá habiendo profesionales para establecer las órdenes y/o pautas, para que el robot trabaje de la manera más eficiente. Así las cosas, estas clases de robots industrializados llevan a cabo tareas que —sin ser el corazón del negocio o core business de las empresas— son fundamentales: mantener los espacios limpios y en perfecto estado de revista.

Automoción y robótica
Vemos también cómo la robótica es clave para un sector pionero en su uso, el de la automoción, y no sólo en el proceso de montaje y ensamblaje, que también. Porque hoy, una vez fabricado el coche de marras, ¡se puede conducir de manera autónoma! Es el coche un robot en sí mismo, puesto que circula atendiendo a unas normas, las de Código de Circulación. Y es capaz de ver la situación del tráfico en calles y carreteras, para lograr un eficiente resultado. Esta delegación de tareas en robots nos lleva a pensar hasta qué punto ellos deberían asumir responsabilidades sobre sus actos. ¿Qué sucedería si un robot cortacésped lastimara a otro ser vivo (entiéndase un animal o una persona) de manera accidental? O si un coche autónomo no pudiera evitar un accidente… Quizá tardemos en España, pero en países como Estados Unidos, China o Japón —posiblemente, la cuna de la robótica—ya cuentan con legislación al respecto.

Los robots que desarrollamos en Smarttek son capaces de limpiar el suelo, los cristales y de cortar el césped, una actividad diferente según cada robot. Sin embargo, no descartamos llegar a diseñar —previsiblemente en un futuro no muy lejano— un único robot capaz de realizar esas tres tareas, si no más. Y deseamos que ese día los humanos podamos interactuar con los robots en una relación mucho más directa, dando órdenes que ellos ejecuten al milímetro.

 

José Manuel Ruiz es CEO cofundador de Smarttek Devices SL (en Twitter @robot_SmartBot). Smarttek acaba de anunciar el lanzamiento de la actualización de su cortacésped automático SmartBot. El nuevo modelo permite cortar hierba en pendientes con hasta un 57% de inclinación.

¿Te ha parecido interesante?

(Sin votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.