Fichar horas en el trabajo ¿Productividad? O ¿Tradición?

30/07/2019

Jessica Bayón Pérez.

El Real Decreto-ley 8/2019, de 8 de marzo, recoge una serie de novedades laborales, entre las que destacan las contempladas en el capítulo III, que incluye reformas normativas dirigidas a regular el registro de jornada como forma de combatir la precariedad laboral y horas extras sin realizar. En el texto se especifica la obligatoriedad de imponer un sistema de fichaje en todos los puestos de trabajo, un método tradicionalista, arcaico y poco adaptado a todas las idiosincrasias de nuestro mercado laboral.

Se han preguntado por qué en una cuarta revolución industrial, donde existe una potenciación de la automatización, impulso de la inteligencia artificial y creación de nuevos puestos de trabajo ¿haya que emplear, todavía, métodos conservadores, clásicos que no representan la sociedad actual?

Es necesario que veamos un análisis detallado. En los últimos empleos se pueden analizar y observar en diferentes portales webs nacionales en los que podemos encontrar: coordinador de programas, recepcionista, dependiente, Key Account Manager Telecomunicaciones, programador/a senior (Inteligencia Artificial), físico o matemático experiencia inteligencia artificial, inteligencia Artificial / Programador en Machine Learning y Redes Neuronales, investigador/a de la tecnología de los alimentos markina xemein, traductor/a(a)/Investigador/a(a) Árabe – Esp, etc.

Un sistema de fichaje que englobe a diferentes puestos de trabajo, con funciones totalmente diferentes, objetivos desiguales, cargos a diferentes niveles que requieren de competencias y habilidades específicas, simultáneas, multidisciplinares … ¿Realmente estamos fomentando la flexibilidad que nuestro mercado de trabajo que tanto nos demanda?; ¿Estamos propulsando un incremento de la productividad nacional?

Los españoles trabajamos de media 1.691 horas al año. Esto nos sitúa por encima de muchos países de nuestro entorno como Alemania, Holanda, Noruega, Dinamarca, Francia, Reino Unido o Suecia, entre otros.

Según los expertos, las jornadas laborales largas provocan cansancio, problemas de salud y dificultan la conciliación de la vida laboral con la personal y familiar.

Los países nórdicos son pioneros en comprobar que menos, es más. Es decir, la implantación en España de un sistema de fichaje que marque las horas y minutos que está la persona de forma presencial, físicamente en el puesto de trabajo, lo que tampoco nos certifica que esté trabajando las 8 hs. consecutivas con el correspondiente descanso que otorga la Ley ni que todas esas horas tengan la misma productividad. Una idea que ya está clara y estudiada es que más horas no necesariamente se traducen en una mayor productividad.

Por ejemplo, Grecia tiene una de las semanas de trabajo más largas, pero se queda en la parte inferior de la medición del PIB por hora trabajada por la OCDE. Islandia prueba para medir la relación positiva entre una jornada de máximo seis horas. En ese experimento, la productividad continuó en el mismo nivel, lo que significa que los costos también se mantuvieron iguales. Los empleados también tenían una mayor satisfacción laboral y menos días libres por enfermedad. Dicho en otras palabras, los trabajadores serán más eficientes si tienen menos tiempo para completar una tarea.

Desde principios del 2017 el Gobierno finlandés generó una renta básica de quinientos sesenta euros a dos mil ciudadanos desempleados, aunque durante los dos años que duró la experiencia encuentren trabajo

¿Cuáles fueron los resultados?

Diminución del estrés, mayor motivación en el proceso de búsqueda de empleo o autoempleo y se genera más tiempo para dar cabida a la creatividad, nuevas formas de trabajo y enfocar su proyecto de vida a ser feliz.

Por otro lado, se entiende que pueden ocurrir diversos abusos laborales, de hecho, existen, pero no podemos incluir en el mismo ámbito todas las profesiones, pues cada una de ellas tiene sus particularidades, necesidades y diferencias. Para eso, contamos con las inspecciones de trabajo y necesitamos que la sociedad se involucre para demandar de forma gratuita y online a dicha institución las irregularidades que se presentan en las empresas. Link: http://www.mitramiss.gob.es/itss/web/Atencion_al_Ciudadano/COMO_DENUNCIAR_ITSS.html

Además, en una sociedad de la información donde cada vez más el teletrabajo o trabajo a distancia se hace más imperante, aumentan las reuniones online con otros países, formación online donde se requiere de una mayor flexibilidad horaria, etc. Para dar una respuesta contundente y eficaz se obliga de forma directa con la obligatoriedad del registro de horas a un presencialismo propio del siglo XIX o XX.

¿Qué pasará con aquellas personas que son adictas al trabajo o workaholic o tienen plena vocación?

Son personas que, por sus rasgos de personalidad, autoimposición, excelencia, problemas personales, etc. Se enfocan en el trabajo de forma adicta o desmesurada con sus considerables efectos en la salud. Entonces, ¿se van a penalizar a las empresas por no pagar las horas extras de una persona que por su condición, vocación o necesidad realiza horas extras? Por ejemplo, un investigador que estudia la cura contra la colitis ulcerosa, un director de departamento, profesionales que asisten a congresos, conferencias o estancias de investigación, expertos en redes sociales, periodistas, programadores, consultores, comerciales, contables, financieros, etc.

Evidentemente, nos encontramos muchas situaciones dispares, específicas, exclusivas, peculiares, individuales, sorprendentes y por eso maravillosos. Entonces, ¿por qué tomar medidas a la ligera, con una dialéctica, posicionamiento y un enfoque que pretende ayudar a todas las personas, cuando en realidad perjudica a muchas otras?; ¿Es justo y equilibrado?

Es más, hoy en día con la sociedad de la información y las nuevas tecnologías cada vez más se trabajan los fines de semana, se conciertan reuniones, conferencias fuera de las horas de trabajo, se emprenden formaciones a personas que trabajan y requieren horarios más flexibles, etc. ¿Hay que contabilizar los minutos de trabajo cuando está científicamente demostrado que los países que menos horas trabajan son los más felices, más productivos y cuentan con un crecimiento económico exponencial?

Por otro lado, debemos considerar que esta misma medida fue adoptada anteriormente y, no tuvo resultado, entonces ¿Por qué a pesar del respaldo de la Unión Europea para implementar medidas que mejoren nuestra economía, sostenibilidad, quedan en medidas parche para paliar problemas estructurales? La sociedad se pregunta por qué España no aprende y emprende medidas de los países líderes y modelo de sociedad, cultura, innovación, empleo, etc. Donde el registro horario no existe porque entiende que no es ni eficaz ni eficiente. No hay nada nuevo bajo el sol, de los fracasos debemos levantarnos, pero no obtendremos nuevos resultados si siempre hacemos lo mismo.

En esta nueva etapa o era digital donde la robotización, inteligencia artificial son claves en el progreso económico no se deberían tomar medidas ineficaces, poco actualizadas y potenciar que las leyes españolas vayan acompañadas de una gran desactualización donde estén atrasadas de acuerdo con los avances de la sociedad.

Los trabajadores felices son un 88% más productivos que los empleados con actitud negativa, que se desarrollan en un clima laboral indeseable y con normas y reglas estrictas e inamovibles.

¿Te ha parecido interesante?

(+4 puntos, 4 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.