Una celebración del poder de la música

09/08/2019

Luis Picabia. Bob Mould triunfa con sus canciones ariscas y su honestidad sin fisuras. Edita nuevo disco y recupera “Beauty and Ruin”, un modelo de tensión y aspereza

Bob Mould reaparece con un gran disco
-“Sunshine Rock” pone de nuevo en el candelero al ex líder de Hüsker Dü y Sugar

Bob Mould ha reaparecido con un disco soleado, brillante, aguerrido y como siempre honesto. Como lo es él en su actitud ante la música y la vida. Por eso es una institución muy respetada dentro del mundo del pop rock.

El disco se titula “Sunshine Rock” y no sólo es un paso más en su legendaria trayectoria que abarca a los seminales álbumes de mediados de los ochenta con Hüsker Dü y luego con Sugar, sino también en su abultada y excelente carrera en solitario. A la cumbre de ella llega ahora con su sonido vibrante de siempre, su vertiginosa y lacerante guitarra, su inquietante tensión y sus potentes composiciones.

Hay pop rock soleado en “Sunshine Rock” y “Sunny Love Sung”; dureza en “Thirty Dozen Roses”; homenaje a los holandeses Shockin Blue con “Send Me a Post Card” y medios tiempos ariscos y sabios marca de la casa en “The Final Years”. En casi todos sus temas escribe letras comprometidas con la igualdad y la defensa de los más vulnerables. El lo fue al término de su éxito con Hüsker Dü por culpa de su adicción a las drogas y al alcohol. Le funcionó su decisión de encerrarse en una granja durante cierto tiempo. Una muestra más de su integridad.

Se recupera “Beauty and Ruin”, el antepenúltimo disco de Bob Mould
-Con él, volvió la faceta más áspera y genial de este artista norteamericano

Bob Mould busca siempre crear tensión en sus escuchantes. Los ramalazos eléctricos, los  trallazos guitarreros, la aspereza vocal y el vértigo percusivo logran que el degustador de su música se sienta en el ojo del huracán o en el origen de la tormenta.

Desde sus primeras composiciones ha buscado esa sensación y siempre la ha conseguido. Incluso en sus dos aventuras electrónicas con los álbumes “Modulate” y Body of Song” en los que experimentó con las maquinitas, logró sembrar ambientes de tensión e inquietud.

Uno de los discos en donde queda muy claro este objetivo artístico es el antepenúltimo, ahora recuperado tras cinco años desde su edición. En él hay dos grandes canciones, “Forgiveness”  y “Fire In The City”, muy a la Hüsker Dü manera y esos medios tiempos que borda, como “Let The Beauty Be” que deja ver con transparencia la honestidad, energía y calidad de Bob Mould.

Sello: Merge. Precio: 12 y 8. Discografía esencial: “Workbook”, “Black Sheets of Rain”, “Patch The Sky”. Influido por: Leatherface, Electric Prunes, Sonics. Influye en: Los Planetas. Quique González.

¿Te ha parecido interesante?

(+8 puntos, 8 votos)

Cargando…

Aviso Legal
Esta es la opinión de los internautas, no de diarioabierto.es
No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Su direcciónn de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.